Francfort. El Banco Central Europeo (BCE) mantendría su tasa de interés clave sin cambios este jueves y afirmaría que ha hecho su parte en la lucha contra la crisis de la zona euro después de ejecutar una serie de medidas que ha incomodado a algunos al interior de la entidad.

El presidente del BCE, Mario Draghi, probablemente pondrá ahora la responsabilidad de combatir la crisis sobre los gobiernos, luego de que el banco central inyectó más de un billón de euros en el sistema bancario de la zona euro en los últimos dos meses con un par de operaciones de financiamiento a tres años.

El BCE recortó sus tasas dos veces a fines del año pasado hasta un récord mínimo de un 1% y el Consejo de Gobierno, que comienza una reunión a las 0800 GMT, probablemente mantendrá la principal tasa de refinanciamiento en ese nivel. El más reciente sondeo de Reuters a 74 economistas sugiere que la mantendrá en ese nivel hasta el 2013.

La economía de la zona euro se ha estabilizado durante los últimos meses, en parte gracias a los recortes de tasas consecutivos del BCE en noviembre y diciembre y a las dos operaciones de financiamiento, las que calmaron a los mercados de deuda de la zona euro.

Pero es posible que eso sea todo lo que haga el banco central.

Draghi, quien enfrenta a miembros intranquilos dentro del Consejo debido a los riesgos que el BCE ha asumido con las operaciones de financiamiento, dijo a los líderes de la Unión Europea (UE) la semana pasada que ahora depende de ellos revivir el crecimiento mediante la implementación de reformas.

"Ellos no van a anunciar nada sobre las tasas o medidas extraordinarias ni nada de eso", dijo Erik Nielsen, economista global en jefe de Unicredit. "En términos de tono, espero que Draghi diga: Una gran cantidad de dinero ha sido inyectada, veamos cómo lo ponen a trabajar", agregó.

Los mercados financieros analizarán las últimas proyecciones del BCE en busca de cambios en los pronósticos de crecimiento e inflación, y pistas sobre si los expertos de la entidad prevén que un alza en los precios del petróleo afecte las expectativas de inflación a largo plazo.

"Estaría sorprendido si la conversación es sobre la inflación", dijo Nielsen.

"De ser consultado, casi con seguridad Draghi va a decir que cualquier aumento en el precio del petróleo tendrá un impacto inflacionario temporal, siempre y que no será un problema mientras no se traspase a las expectativas de inflación", agregó.

La inflación ha descendido desde el máximo del año pasado de un 3% debido a que el crecimiento en la zona euro se ha ralentizado por la crisis, pero se mantuvo por encima del objetivo inflacionario del BCE justo por debajo del 2% en febrero por decimocuarto mes consecutivo.