El Banco Central Europeo mantuvo este jueves sin cambios su tasa de interés clave en un mínimo histórico de 0,05% en una reunión en Malta, mientras imprime dinero para impulsar a la economía y acelerar la inflación.

La decisión de mantener el costo del crédito sin cambios era ampliamente esperada después de que el BCE redujo los tipos a mínimos históricos hace más de un año y dijo en reiteradas oportunidades que había alcanzado el "límite inferior".

Los mercados centrarán su atención ahora en la conferencia de prensa del presidente del BCE, Mario Draghi, a las 1230 GMT, para ver si el banco realizará algún ajuste a su programa de compras de activos por 60.000 millones de euros mensuales.