El Banco Central Europeo mantuvo este jueves sin cambios su tasa de interés en mínimos históricos, como se esperaba, mientras sigue imprimiendo dinero para impulsar a la economía y acelerar la inflación.

La decisión de mantener las tasas sin cambios era esperada por los 60 analistas consultados en un sondeo de Reuters después de que el BCE redujo su tasa de depósitos aún más en terreno negativo el mes pasado debido al empeoramiento de las perspectivas inflacionarias.

En la reunión del jueves, el BCE mantuvo su tasa de depósitos a un día, considerada generalmente como su principal herramienta de tasas de interés, en -0,40%.

En tanto, el banco mantuvo su principal tasa de refinanciamiento, que determina el costo del crédito en la economía, en 0%, mientras que dejó la tasa del instrumento marginal de préstamos -o tasa de crédito de emergencia a un día para bancos- en 0,25%.

Los mercados volcarán ahora su atención a la conferencia de prensa que ofrecerá el presidente del BCE, Mario Draghi, a las 1230 GMT, donde esperan que ofrezca más detalles sobre algunas medidas ya anunciadas, pero aún no implementadas.