Frankfurt. El Banco Central Europeo recortaría este jueves sus tasas y revelaría un nuevo paquete de ayuda a los bancos, mientras los mercados estarán atentos a cualquier indicio de si intensificará la compra de bonos para apoyar a los miembros periféricos del bloque, antes de una cumbre clave de la zona euro.

La reunión del BCE se da justo un día antes de una cumbre decisiva de la UE en la que se buscará lograr un acuerdo para reformar normas clave e incluir sanciones a quienes violen los parámetros establecidos para la elaboración de presupuestos dentro del bloque de 17 países que comparten el euro.

El BCE espera convencer a los Gobiernos del bloque para que den a Bruselas una voz más fuerte sobre sus gastos y que acepten sanciones automáticas si se salen de los límites, temas que considera como cruciales para reparar los problemas a largo plazo de la región, presentando la opción de aumentar sus compras de bonos de los estados en dificultades.

Un sondeo de Reuters a 73 analistas mostró que 60% de los consultados cree que el BCE recortará sus tasas de interés en 25 puntos básicos por segundo mes consecutivo, volviendo al mínimo récord de 1,0% por ciento que alcanzó durante la crisis financiera del 2009.

El nuevo presidente del BCE, Mario Draghi, quien se ha mostrado audaz en su primer mes a cargo del banco, reforzó las expectativas de un recorte de tasas la semana pasada cuando advirtió que la economía de la zona euro se está deteriorando e hizo hincapié en que el banco lucharían contra la deflación tan agresivamente como lo hace contra la inflación.

La rebaja de tasas también será apoyada por las proyecciones económicas revisadas del BCE, que se espera que muestren que la zona euro se tambalea al borde de la recesión y se prepara para un difícil año próximo.

Y su bien la inflación permaneció en 3% por tercer mes consecutivo en noviembre, las cifras de desempleo en la zona euro subieron levemente hasta 10,3% en octubre.

"Nosotros esperamos un recorte de tasa de 25 puntos básicos, hay una posibilidad de que eso no ocurra, pero dado el hecho de que una recesión podría estar ya sobre nosotros, un recorte de tasas está casi garantizado", dijo Sarah Hewin, economista de Standard Chartered.

"Nosotros también estamos esperando que se reduzcan las proyecciones de crecimiento a algo mucho más pesimista y eso junto a la tensión que existe sobre la zona euro establecerá el ambiente para la reunión", agregó.

Señales de Bonos

Quizás la atención se concentrará mayormente en lo que el BCE diga que esté preparado a hacer respecto a la compra de bonos.

Francia e Italia, pero también Estados Unidos y Rusia, han puesto una intensa presión sobre el BCE para que utilice su poder potencialmente ilimitado para aliviar la crisis de deuda de la zona euro, que ahora arroja una oscura nube sobre la economía mundial.

Anteriormente esta semana, S&P también advirtió que su amenaza de una rebaja masiva a las calificaciones de la zona euro sería difícil de evitar si el acuerdo de la cumbre del viernes no incluye mayores compras de bonos del BCE.

El banco sigue incómodo respecto a las compras, pero Draghi insinuó la semana pasada que el banco podría adoptar medidas más fuertes si los líderes europeos acuerdan controles más severos a los presupuestos, comentarios que quienes siguen al BCE consideraron como un mensaje en código que apuntaría a un aumento de la adquisición de bonos.

Sin embargo, con la cumbre de la UE tan cerca, se espera que Draghi sea deliberadamente impreciso en su conferencia de prensa de las 1330 GMT.

Goldman Sachs, cuyos economistas europeos ahora son liderados por Huw Pill, un importante funcionario del BCE hasta anteriormente este año, duda que el banco central fije un límite por sobre el que ellos no permitirán que suban los costos de endeudamiento de Italia y otros miembros en problemas de la zona euro.