Santiago. El Banco Central de Chile ajustará moderada y gradualmente la tasa clave durante el año, pero mantendrá el sesgo neutral, en medio de un alza en los riesgos inflacionarios en el corto plazo y de un incierto panorama global, dijo este martes un director del organismo.

El instituto emisor decidió mantener por tercer mes consecutivo la Tasa de Política Monetaria (TPM) en abril en 5%, ante una economía local que parece desafiar las proyecciones de desaceleración y donde la demanda interna aún permanece sólida.

"Lo más probable es que se requerirán ajustes moderados y graduales en la TPM en el curso del año", dijo el consejero Enrique Marshall en una conferencia a universitarios.

"Sin embargo, las decisiones que efectivamente se adopten van a depender de la evolución de las condiciones externas e internas y sus implicancias para las perspectivas inflacionarias", agregó.

El Banco Central recortó la tasa de interés por primera vez en dos años y medio en enero, en 25 puntos base, ante los temores de que la demanda en Europa y de China se desacelerara y afectara a un país dependiente de sus envíos al exterior. Además, dejó abierta la puerta a mayores recortes.

No obstante, en marzo, en su Informe de Política Monetaria (IPoM), el Banco Central cambió el sesgo para el rumbo de la tasa a neutral, ante un alza en las expectativas de crecimiento económico e inflación.

Dijo además que la TPM seguirá una trayectoria comparable a la que se deduce de los precios de los activos financieros, que sugieren alzas incluso hasta de 75 puntos base hacia fines de año.

Según analistas, mantener la tasa en el mediano plazo le da espacio al organismo emisor para actuar con cautela ante la posibilidad de que el panorama externo empeore.

Marshall reiteró que, en el corto plazo, la inflación será superior a la prevista en diciembre, ubicándose en torno al 4% por algunos meses.

El rango meta de inflación del Banco Central se ubica entre un 2% y 4%. Para 2012, el emisor espera que el Indice de Precios al Consumidor suba un 3,5%.