San Salvador. Por primera vez, las Bolsas de Valores de El Salvador, Panamá y Costa Rica negociaron de manera integrada una nueva emisión correspondiente al Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE) por US$67.6 millones. La emisión corresponde a un tramo del Programa de Notas de Mediado Plazo del BCIE, inscritos en la Bolsa de Valores de Luxemburgo.

El monto de la colocación fue dividido en US$14 millones en la bolsa de Panamá, US$22 millones en El Salvador y US$31.6 millones en Costa Rica. La forma de colocación fue subasta y tiene un plazo de 10 años, con tasa de interés incremental, step-up, y periodicidad semestral; con vencimiento el 29 de agosto de 2021. Los recursos provenientes de esta colocación serán destinados a financiar las operaciones generales del BCIE.

“(Una vez) completo el proceso de emitir individualmente en cada país, la asignatura pendiente es la de promover los mercados de capitales locales como mecanismos viables de financiamiento e integrarlos, proveyendo a la vez oportunidades de diversificación a los inversionistas locales”, explicó José Félix Magaña, tesorero del BCIE.

El monto de la colocación es resultado de la integración de las tres bolsas, con lo cual se cumple uno de los objetivos de integración que es la ampliación del mercado.

La Alianza de Mercados Centroamericanos (AMERCA) que impulsan las tres instituciones, pretende el desarrollo de una plataforma de negociación que integre las operaciones de todos los mercados, lo cual constituye el primer mercado regional.

Para Rolando Duarte, presidente de la Bolsa de Valores de El Salvador, esta primera colocación demuestra las ventajas competitivas que un mercado integrado puede ofrecer tanto a emisores como a inversionistas.

“A través de esta colocación simultánea y coordinada en los 3 países de AMERCA, el BCIE tuvo acceso a una amplia y diversificada base de inversionistas. Un primer éxito que abre las puertas de la región a los emisores”, asegura.

Por su parte, el gerente general de la Bolsa de Costa Rica, José Rafael Brenes, dice que la colocación del BCIE le aportará a los mercados papel de calidad de inversión que se convierte en referencia para futuras transacciones transfronterizas.

Sin embargo, Brenes señala el hecho de que su registro se debió hacer de forma individual en cada jurisdicción y que fue necesario emitirlo bajo un identificador (ISIN) europeo.

“En el futuro cercano debería ser posible tener un único registro local susceptible de ser negociado en una plaza con la concurrencia de los intermediarios de toda la región. Para facilitar el trámite al emisor, el proyecto AMERCA tiene ese objetivo y con la cooperación de las autoridades reguladoras de los países centroamericanos y Panamá confía en pronto hacerlo posible” resaltó Brenes.