Washington. El presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke, dijo este miércoles que el plan de los republicanos de recortar el gasto no causaría un gran daño a la economía de Estados Unidos, pero podría generar la pérdida de 200.000 empleos.

Bernanke dijo que un recorte del gasto público del orden de US$60.000 millones, como buscan algunos republicanos para controlar el déficit, restaría hasta 0,2 puntos porcentuales al crecimiento de la economía durante el primer año de su implementación y un 0,1 al año siguiente.

"Eso se traduciría en un par de cientos de miles de empleos. Así que no es trivial", dijo en respuesta a las preguntas de los miembros de la Comisión de Servicios Financieros de la Cámara de Representantes.

La Cámara, dominada por los republicanos, aprobó un plan de recortes para este año fiscal que incluye 61.000 millones en recortes, pero la mayoría demócrata en el Senado afirma que las reducciones podrían dañar a la economía.

Cualquier ley de presupuesto debe ser aprobada por ambas cámaras antes de entrar en vigor.

Los miembros del Congreso están enfrascados en una profunda discusión sobre el presupuesto, con los republicanos, impulsados por el "Tea Party", defendiendo un mayor rigor fiscal y una reducción del déficit como prioridad.

El martes el Senado aprobó una propuesta de la cámara baja para extender la financiación del Gobierno durante otras dos semanas, lo cual evita un inminente agotamiento de los fondos del Gobierno federal, pero no aporta nada a la hora de resolver la pugna por el presupuesto.

La ley, que necesita además la firma del presidente Barack Obama, incluye US$4.000 millones en recortes que no son tan controvertidos, una cifra que los republicanos ven como una entrada para conseguir una meta a más largo plazo.

El economista de Goldman Sachs Jan Hatzius estimó que un recorte más profundo del presupuesto podría costar entre 1,5 y 2 puntos porcentuales en la tasa final de crecimiento en el segundo y el tercer trimestres de este año.

Algunos de esos retrocesos ya estaban contemplados en la previsión de PIB de Goldman de un crecimiento de un 4 por ciento interanual para el segundo trimestre.

"El gasto del gobierno federal determina directamente las estimaciones del PIB que hace el Departamento de Comercio, así que salvo que haya un compensación de otros componentes del PIB, una reducción del presupuesto reduce el PIB", dijo Hatzius en una nota a los clientes.