Jekyll Island, EE.UU. La Reserva Federal estadounidense intenta ayudar a la debilitada economía con su nuevo plan de compra de US$600.000 millones en bonos del gobierno y no está buscando avivar la inflación, aseveró este sábado el presidente de la entidad, Ben Bernanke.

"No estamos en el negocio de intentar generar inflación, nuestro propósito es proveer estímulo adicional para ayudar a la economía a recuperarse y evitar una potencial desaceleración adicional de los precios, que considero todos estamos de acuerdo en que podría ser algo preocupante", dijo Bernanke.

El presidente de la Fed realizó esas declaraciones junto a los ex funcionarios del banco central Alan Greenspan y Gerald Corrigan en un evento para conmemorar el centésimo aniversario de la reunión en Jekyll Island que condujo a la creación del sistema del banco central estadounidense.