Dallas. Estados Unidos debe empezar a prepararse ahora para los desafíos que presenta una población que envejece con un plan creíble para reducir gradualmente una creciente deuda pública, dijo este miércoles el titular de la Reserva Federal, Ben Bernanke.

Los gastos en salud aumentarán en el largo plazo a medida que envejece la población estadounidense, lo que presenta desafíos para las ya tensas finanzas, advirtió el funcionario.

En un evento organizado por la Cámara de Comercio de Dallas, Bernanke señaló que "a menos que nosotros como nación demostremos un fuerte compromiso con la responsabilidad fiscal, en un plazo más largo no tendremos estabilidad financiera ni un crecimiento económico saludable".

Bernanke indicó que aunque la economía del país ha empezado a crecer de nuevo, está "lejos de haber dejado atrás sus problemas". El titular de la Fed dijo que le preocupa particularmente la tasa de desempleo persistentemente alta, la cual prevé disminuirá sólo de forma gradual.

Un plan creíble que muestre un compromiso para lograr el sostenimiento fiscal en el largo plazo podría llevar a unas tasas de interés más bajas y un crecimiento más rápido en el corto plazo, señaló Bernanke, quien agregó que Estados Unidos debe tomar decisiones difíciles.

En audiencias recientes en el Congreso, Bernanke ha advertido a los legisladores que los déficits fiscales del país no son sostenibles. Tras hacer un llamado a que el Congreso elabore un plan creíble para reducir gradualmente la creciente deuda de Estados Unidos, el presidente del banco central está ahora enviando su mensaje al público en general.

La propuesta presupuestaria para 2011 del presidente Barack Obama proyecta un déficit récord de US$1,6 billones, o el 10,6% del producto interno bruto, el nivel más alto desde la Segunda Guerra Mundial. El Gobierno planea reducirlo a 3,9% del PIB para el año fiscal 2014, aunque esa relación aún es superior al 3% del PIB que los economistas consideran sostenible.

Bernanke dijo que Estados Unidos tendrá que decidir a fin de cuentas entre aumentar los impuestos, reducir los beneficios de los programas de seguridad social o Medicare, o gastar menos en todos los rubros, desde la educación hasta la defensa.

En una señal tranquilizadora, Goldman Sachs señaló este martes en un informe que los Gobiernos de Estados Unidos han tenido un historial sólido de estabilizar la deuda mediante un endurecimiento de la política fiscal. Usando como muestra el período entre 1962 y 2008, los economistas del banco indicaron que la deuda ha sido colocada históricamente bajo control principalmente a través de reducciones de costos, mientras que los impuestos no han sido incrementados significativamente.

"La historia ha demostrado una y otra vez la resistencia y poderes de recuperación inherentes de la economía estadounidense", dijo Bernanke.