Washington. La economía mundial se salvó de sufrir otra Gran Depresión gracias a las lecciones aprendidas de la pronunciada desaceleración posterior a la crisis de 1929 en Wall Street, dijo este jueves el presidente de la Reserva Federal de Estados Unidos.

Ben Bernanke, quien estudió a fondo la Gran Depresión, dijo en un discurso preparado de antemano que obtuvo algunas lecciones relevantes del colapso financiero de los años 30, las que lo ayudaron a navegar la reciente crisis.

Entre ellas, que las autoridades de política deben responder "enérgica, creativa y decisivamente" a las crisis financieras debido a que la prosperidad económica depende de la estabilidad financiera.

Para combatir la severa crisis financiera, la Fed redujo las tasas a casi cero en diciembre de 2008 e inundó el sistema financiero con efectivo. La autoridad monetaria también ayudó a mantener a flote a compañías cuyo derrumbe podía comprometer a todo el sistema.

Bernanke indicó que, tras la caída de los mercados de acciones en 1929, la teoría predominante consistía en que era necesario depurar al sistema financiero de los excesos que se habían acumulado durante los años 20. Por esa razón, el banco central de aquel entonces básicamente no hizo ningún esfuerzo por impedir la ola de quiebras de bancos que paralizó al sistema.

Sin embargo, la lección ya se aprendió en la actualidad, dijo el titular de la Fed.

"Como resultado, aunque las consecuencias de la crisis financiera han sido dolorosamente severas, el mundo se libró de un cataclismo aún peor que podría haber rivalizado o superado a la Gran Depresión", señaló Bernanke.

El funcionario de la Fed hizo estas declaraciones en el marco de la 43ra cena anual Alexander Hamilton, en la que fue honrado con un premio.

Bernanke no comentó sobre el panorama para la economía estadounidense ni sobre la posible dirección futura de las tasas de interés.