Alrededor de 328.000 peruanos ingresaron a la clase media en el 2014 pese al proceso de desaceleración económica que se registra en el mundo, con lo cual el número de habitantes en esta categoría alcanza los 15,83 millones, informó el Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

El representante del BID, Fidel Jaramillo, explicó que de acuerdo al enfoque de seguridad económica, la clase media peruana aumentó de 49,6% a 50,6% el año pasado.

Precisó que el ingreso por persona en esta categoría está entre los US$10 y US$50 diarios, es decir, ingresos familiares mensuales de entre US$1.120 y US$6.400 mensuales (ajustados por la paridad de poder de compra).

"La tendencia a la expansión de la clase media continuó en el Perú, incluso en circunstancias en las que la economía se ha desacelerado significativamente", destacó.

Según cuadros del BID, el 2,7% de la población peruana pertenece a la clase alta, el 50,6% a la clase media, el 33,6% es vulnerable a regresar a la pobreza y el 13,1% es pobre.

Impactos favorables. Jaramillo indicó que en la última década se ha más que duplicado en el país, toda vez que el crecimiento económico y la inversión privada han permitido no solo reducir la pobreza sino expandir este nivel socioeconómico que era inexisten en el Perú.

"Existe evidencia empírica que sugiere que las clases medias muestran mayor propensión y espíritu empresarial", remarcó.

Apuntó que la clase media puede favorecer el crecimiento por su mayor propensión a la acumulación de capital físico y humano, y sus patrones de consumo que estimulan la inversión en producción y comercialización de bienes de calidad, con efectos positivos en la generación de ingresos.

"Existe una fuerte asociación entre la clase media y mayores ingresos, más educación, mejores resultados de salud y mayor movilidad social y equidad", subrayó.