El Banco Interamericano de Desarrollo (BID) aprobó un nuevo préstamo de US$100 millones para continuar apoyando a Panamá en los procesos de reducción de su vulnerabilidad ante desastres naturales y los efectos del cambio climático.

El programa está diseñado para mejorar la gestión de riesgos, reducir eventuales pérdidas económicas causadas por fenómenos naturales y colocar al país en una posición de ventaja frente a la adaptación al cambio climático, reporta el periódico Panamá América.

Se estima que Panamá podría incurrir en pérdidas equivalentes a entre 5.4% y 9.0% del PIB, según el Índice de Déficit por Desastres (IDD), que analiza la capacidad económica de un país para hacer frente a eventos catastróficos que ocurren cada 100 años o más.

En tal caso, el país no contaría con recursos propios suficientes para afrontar las pérdidas y realizar la reconstrucción.