Reparticiones como el Fondo Multilateral de Inversiones (Fomin), miembro del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), y la iniciativa Oportunidades para la Mayoría (OMJ) del mimso organismo, han establecido un programa regional de US$3,4 millones para apoyar el desarrollo de nuevos modelos de negocios para la prestación de servicios básicos, como cuidado de la salud, educación, energía y agua para comunidades pobres en América Latina y el Caribe, un segmento de la población también conocido como “La base de la pirámide” (BdP).

El nuevo “Programa para Impulsar Empresas que Prestan Servicios Básicos a las Poblaciones Pobres y de Bajos Ingresos” proporcionará donaciones y asistencia técnica de hasta US$250.000 a compañías del sector privado, para apoyarlas en el diseño y pruebas piloto de nuevos modelos de negocio y canales de distribución para el mercado de bajos ingresos. Todo esto, con la finalidad de acelerar su preparación para el mercado y lleguen a ser elegibles para préstamos que les permitan ampliar sus modelos de negocio.

“Este nuevo programa contribuye a disminuir la brecha existente en financiación y conocimiento en el desarrollo de modelos de negocio orientados a suplir las necesidades de la base de la pirámide en la región”, dijo el líder del equipo del FOMIN a cargo de desarrollar este proyecto, David Bloomgarden. “Nivela el campo de juego para las empresas, lo que les permite superar los obstáculos en la prestación de servicios básicos para los pobres y crear sus modelos de forma atractiva para atraer inversionistas”.

El FOMIN proveerá donaciones para financiar modelos piloto de negocio, mientras que OMJ aportará su experiencia en la creación de modelos de negocio para llegar a un mayor número de clientes en la base de la pirámide socioeconómica. Modelos que son probados y tienen potencial para ser llevados a escala pueden calificar para un crédito del OMJ o de otro inversionista comercial o de impacto. El programa también difundirá las lecciones aprendidas, evaluará cada modelo para asegurar que las donaciones sean efectivas al llevarlas desde una etapa pre-comercial en la empresa a un escenario listo para la inversión, y evaluará o determinará la distribución y socios financieros.

“Empresas de distintos tamaños están cada vez más interesadas en atraer a los mercados de la base de la pirámide, no solo para tener un impacto social, si no que, principalmente, para fortalecer su competitividad a través de la conexión con nuevos consumidores, potenciales empleados y cadenas de suministro”, dijo la especialista principal de inversiones de OMJ, Elizabeth Boggs Davidsen.

“Con este nuevo programa, estamos combinando los recursos y la experiencia de OMJ y el FOMIN para desarrollar innovadoras soluciones basadas en el mercado para mejorar la calidad de vida de poblaciones de bajos ingresos”.

En los próximos 12 meses, el FOMIN apoyará el lanzamiento de hasta ocho nuevos modelos de negocio en América Latina y el Caribe, de los cuales al menos cinco pueden convertirse en proyectos listos para la inversión de OMJ o para un crédito comercial. El FOMIN y OMJ estiman que, a través de los proyectos que financian, al menos 8.000 hogares pobres y de bajos ingresos en la región tendrán un nuevo o mejorado acceso a la salud, educación, energía, agua y servicios sanitarios dentro de un plazo de cinco años.