El Banco Interamericano de Desarrollo (BID) instó a los gobiernos latinoamericanos a reformar su sistema fiscal, de manera que no se concentre exclusivamente en la recaudación, para contribuir a la productividad económica y preservar los abundantes recursos naturales de la región.

"La estructura de impuestos de los países de América Latina y el Caribe se suele describir por sus grandes carencias: la recaudación es muy baja, los impuestos son poco progresivos, la evasión fiscal es rampante y las administraciones tributarias son muy débiles", indicó el BID.

El estudio, titulado "Recaudar no basta: los impuestos como instrumento de desarrollo", reconoce que los países latinoamericanos han fortalecido sus administraciones fiscales en las últimas dos décadas, y han aumentado la recaudación en cerca del 2,7% del PIB regional.

No obstante, señala que el nivel es aún muy bajo y afirma que uno de los principales elementos es la escasa recaudación del impuesto de la renta personal que en Latinoamérica apenas genera el 1,4% del PIB del frente al 8,4% de los avanzados.

Algo que el informe justifica debido al "escaso número de contribuyentes", el tratamiento "favorable" a las rentas de capital con numerosas exenciones y el problema de la evasión por la que "se pierde la mitad de la recaudación potencial del impuesto a la renta".

En América Latina solo paga impuestos el 10% más rico, mientras que los países desarrollados es aproximadamente la mitad de la población, argumentan los autores.

"Políticas impositivas inteligentes nos ayudarán a combatir la pobreza y la desigualdad, disminuir los efectos del cambio climático y mejorar la productividad del sector privado", explicó Ana Corbacho, asesora económica del BID.

Como recomendaciones, el organismo multilateral cita un sistema "sencillo" y "dual", que grave el ingreso laboral con una tarifa progresiva y las rentas de capital con una tarifa plana, y pone como ejemplo a Uruguay que vio incrementarse notablemente sus ingresos.

"Los sistemas impositivos deberían ser modernizados para alentar la formación de compañías más grandes y más productivas en la economía formal", afirmó Santiago Levy, vicepresidente de Sectores y Conocimiento del BID.

Por último, el estudio destacó que los Gobiernos de Latinoamérica han perdido la oportunidad de influir en los patrones de consumo y producción mediante el uso de impuestos para afectar a los precios relativos.

"América Latina y el Caribe goza de una extraordinaria dotación de recursos naturales (...) los sistemas tributarios deben crear incentivos para un uso más eficiente de los recursos naturales finitos", afirma el estudio.