El estudio, que tomó cerca de dos años en completarse, compara el rendimiento de Latinoamérica con el resto de los continentes, apuntando a que el ingreso per cápita puede llegar a duplicarse sin aumentar las exportaciones, sólo si se empieza a invertir tiempo y esfuerzo en mejorar la productividad, según publica Prensa Libre.

Según Carmen Pagés, economista del BID y coordinadora del estudio más que inversiones adicionales de dinero, los países de la región deben hacer un mejor uso de los recursos del capital físico y humano existente.

El informe elaborado por el BID señala que la implementación de más crédito, mejor transporte, regímenes tributarios simplificados y una política diseñada para reducir la informalidad, una mejora en la infraestructura y un marco regulatorio para aumentar la eficiencia del sector productivo, ayudarían al crecimiento económico de Latinoamérica.