La Universidad San Ignacio de Loyola (USIL), de Perú, recibirá un préstamo de US$23,5 millones del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) para duplicar su capacidad y ampliar el acceso a programas de enseñanza que estén al alcance de estudiantes pobres, informó la prensa local.

Este financiamiento permitirá que la USIL duplique su capacidad, de un alumnado de 12.000 personas a 25.000 durante los próximos diez años, indicó el organismo financiero regional.

También contribuirá a crear un nuevo fondo de garantía para que los estudiantes puedan acceder a becas y a la expansión y modernización de la infraestructura de la universidad, usando tecnología verde que permita la reducción del consumo de agua y energía.

Hoy sólo tres de cada 10 alumnos que completan el ciclo de enseñanza secundaria en Perú tienen acceso a la educación superior.

Dado el crecimiento económico del país suramericano, Perú ha fomentado en los años más recientes el desarrollo de una clase media emergente, ansiosa de mejorar sus condiciones de vida por medio de una mejor educación.

El proyecto, además, cuenta con financiamiento del Banco de Crédito del Perú y el Fondo Canadiense para el Cambio Climático.

La USIL fue una de las primeras universidades privadas de Perú que se asoció al programa oficial Beca 18, lo cual le ha permitido aumentar el número de estudiantes de bajos ingresos en sus aulas.

Alrededor de 27% de los estudiantes que ingresaron a ese centro en 2010 provenía de los grupos socioeconómicos con ingresos bajos y medios, frente al 17% que ingresaron en 2006.