La economista investigadora senior del BID, Verónica Frisancho, señaló, en el marco del I Foro Internacional de Microfinanzas, que el Perú ofrece un entorno sumamente propicio para la expansión de las microfinancieras.

“Está claro, por todos los índices y agencias que han evaluado el contexto económico del país, que el Perú ofrece un entorno sumamente propicio para las microfinanzas y, desde ese punto de vista, las oportunidades están dadas”, declaró Frisancho a la Agencia Andina.

La economista investigadora senior del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) refirió que el mercado de las microfinancieras en el país se ha caracterizado, durante muchos años, por una competencia entre ellas mismas y por tratar de captar a los mismos clientes. 

"En muchos casos varias entidades microfinancieras concedían créditos a una misma persona", dijo Frisancho. 

Lo que creo que les está faltando a las microfinancieras, continuó, es dar el siguiente paso: llegar a los sectores menos atendidos y moverse a las zonas más rurales menos bancarizadas, ese es el gran reto. 

Frisancho indicó que para captar a los clientes que no están bancarizados deberán innovarse evaluaciones distintas a las tradicionales, sustentadas en las boletas de ingresos, a fin de distinguir quiénes pueden ser buenos sujetos de crédito.

Otros parámetros de evaluación. Señaló que hay tendencias internacionales para evaluar si una persona o mype puede ser un buen sujeto de crédito en base a otros aspectos, como los rasgos de personalidad y el comportamiento, además del sector en el cual se encuentra el negocio del solicitante del crédito si fuera el caso.

Frisancho afirmó que es una tendencia el uso del “Big Data” (inteligencia de datos masivos) para determinar el grado de responsabilidad de los prestatarios y su capacidad de asumir compromisos financieros.

“Por ejemplo, en algunos países, como Paraguay, se está empezando a utilizar el historial asociado al uso de la telefonía celular y el internet (páginas visitadas), entre otros. La lección es buscar otros indicadores que permitan identificar riesgos ante la ausencia de los parámetros tradicionales”, explicó.

Más rentable que la banca. Frisancho refirió que el sector microfinanciero en el Perú es atractivo como negocio y sus márgenes de rentabilidad son mayores que los de la banca tradicional, motivo por el cual los bancos ahora buscan ingresar a este sector y competir con las microfinancieras.

“Creo que hay espacio en el sector microfinaciero en la medida que haya innovación en los productos que se ofrecen”, puntualizó Frisancho finalmente. 

Colocaciones microfinancieras . El saldo de las colocaciones del sistema microfinanciero fue de 36,037 millones de soles al cierre de diciembre del 2016, reflejando un crecimiento de 13.12% respecto a diciembre del 2015, según datos de la Asociación de Instituciones de Microfinanzas del Perú (Asomif Perú).

Los créditos orientados a las microempresas crecieron 9.68% en el mismo periodo (préstamo promedio de 4.376 soles) y a la pequeña empresas 13.52%.

El número de deudores en el sector microfinanciero ascendió a 4,2 millones en todo el país, al cierre de año pasado, tras crecer 11,54% respecto a similar mes del 2015.

Verónica Frisancho participó como expositora en la primera jornada del I Foro Internacional de Microfinanzas organizado por Asomif Perú en Lima y que concluye hoy.