Lima. Los programas sociales aplicados a la población vulnerable del país impiden que la pobreza avance en pleno contexto de desaceleración económica, señaló el representante del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) en el Perú, Fidel Jaramillo.

"Hemos visto que el Gobierno ha diseñado un sistema de políticas sociales que está atendiendo a la población más vulnerables y esos programas sociales han tenido un impacto importante en la reducción de la pobreza y pobreza extrema", manifestó.

Destacó que la existencia de esos programas sociales enfrentan la actual coyuntura económica, que no sólo se vive en el Perú sino que en toda la región, "lo cual es una ventaja frente a la desaceleración regional".

"El desafío está en mantenerlos y focalizarlos para que se conviertan en un verdadero instrumento que sirva para mitigar los problemas que se darán por la desaceleración económica de los próximos años", manifestó.

Asimismo dijo que el Perú cuenta con una posición privilegiada para enfrentar la desaceleración regional y recuperar su alto crecimiento, "que nosotros auguramos sucederá a partir del año 2015".

Sobre el Plan Nacional de Diversificación Productiva (PNDP), aseveró que es importante consolidar dicho plan para mantener altas tasas de crecimiento pese a contexto externo poco favorable.

Jaramillo dio estas declaraciones tras el lanzamiento del libro ¿Cómo repensar el desarrollo productivo?: Políticas e instituciones sólidas para la transformación económica, presentado por el BID.