El vicepresidente de Países del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), Alexandre Meira da Rosa, reconoció el miércoles en México que China ha sido un actor importante para la realización de diversos proyectos de crecimiento económico sostenible en la región latinoamericana y caribeña.

En entrevista a Xinhua, concedida en el marco de la Cumbre Empresarial China-LAC, el alto funcionario del BID mencionó que uno de los ejemplos palpables ha sido el fondo de 2.000 millones de dólares estadounidenses, otorgado por China hace dos años, y que ha ayudado a proyectos para mitigar la pobreza y reducir la desigualdad, entre otros.

"Por cada dólar que financia el BID, China financia otro dólar y eso nos permitió apalancar proyectos que el BID no hubiera podido hacer solo. A dos años de hacerse creado, se han utilizado la mitad de esos recursos y esperamos ser capaces de movilizar más recursos de la cooperación China-América Latina con Fondos como éste", consideró.

Entre las contribuciones importantes del gigante asiático en esta región, abundó, se encuentran el fomento de la inversión del sector privado, la mejora de la competitividad y el bienestar social, y el apoyo a programas para mitigar los impactos del cambio climático.

En lo relativo a este último punto destacó la prioridad, que junto con el BID, se está otorgando al apoyo a proyectos de energía renovable como se ha hecho en Chile y Uruguay.

"Hay oportunidades por toda la región y el gran reto es, sobre todo en Sudamérica y el Caribe, ser menos dependiente del petróleo, y en ese sentido, China tiene una gran experiencia en energías como la eólica y la solar. China tiene mucho que aportar", consideró Meira.

Ante esta situación, dijo, "espero que el Banco Interamericano siga siendo uno de los socios preferenciales del gobierno chino en esos esfuerzos".

Meira participó en un panel de la IX Cumbre Empresarial China-LAC, un foro organizado por los ministerios mexicanos de Relaciones Exteriores y de Economía, y ProMexico, órgano federal que promueve las inversiones y exportaciones mexicanas, y el Consejo Chino para el Fomento del Comercio Internacional (CCPIT), entre otros.

Para el funcionario del BID, la cumbre empresarial ha sido uno de los encuentros "más relevantes" que han permitido "forjar lazos más profundos entre China y la región latinoamericana y caribeña".

Establecido en 1959, el BID es la principal fuente de financiamiento para el desarrollo económico, social e institucional sostenible de América Latina y el Caribe, y trabaja con los países miembros para eliminar la pobreza y la desigualdad.

El Banco tiene 48 países miembros, de los cuales 26 son miembros prestatarios en la región. China entró al Banco como accionista en 2009.