El Banco Interamericano de Desarrollo presentará al gobierno paraguayo una propuesta de eventuales ajustes en el marco regulatorio del sistema previsional, a partir de toda la información que fue recogida por la misión técnica que estuvo en el país hasta el viernes último, según adelantó Augusto Iglesias, uno de los consultores que trabajan en el tema.

El experto del BID dijo que están trabajando para proponer criterios que ayuden a mejorar la gestión de inversiones de los recursos previsionales, incluyendo normas de gobernanza de la gestión de las carteras de inversiones y normas de diversificación. “Esto seguro contribuirá a una mayor eficiencia y a la sostenibilidad de las entidades previsionales”, añadió.

La misión estuvo la semana pasada realizando un relevamiento de informaciones con los representantes y autoridades de todas las entidades previsionales públicas y privadas (Caja Fiscal, IPS, entre otros), para realizar el diagnóstico y luego presentar en agosto la propuesta de modificación de la ley del sector.

Iglesias explicó que, en cuanto a la gestión de las inversiones, hay desafíos para todas las entidades del sistema jubilatorio. “Esto pasa por incorporar los criterios de gobernanza y diversificación de las inversiones. Al mismo tiempo, para alcanzar el objetivo de diversificación será importante seguir avanzando con la agenda en pos del desarrollo del mercado de valores”, apuntó.

Sostuvo la importancia de asegurar que el proceso de inversiones sea eficiente para contribuir a la sustentabilidad de largo plazo del sistema. “Estamos al tanto de que este esfuerzo forma parte de una estrategia más amplia, que podría incluir la creación de una Superintendencia de pensiones. Sin duda, la existencia de una supervisión profesional, independiente y oportuna, es una condición necesaria para el éxito de cualquier sistema previsional”, apuntó.

Señaló que la experiencia internacional enseña que se debe avanzar hacia una mayor diversificación de inversiones y, en tal sentido, se debe aplicar la vieja receta de “poner los huevos en distintas canastas”.

Considera que la velocidad con la que se avance en esta dirección depende de las condiciones de los mercados de capital y de las capacidades de gestión y fiscalización. “En todas las circunstancias, se debe recorrer el camino de la diversificación gradualmente. Por ejemplo, si se quisiera considerar invertir fuera del país, se requiere desarrollar capacidades de evaluación de riesgos y conocimiento de los mercados.