Bank of America Merrill Lynch (BofA- MLynch) recortó su pronóstico de crecimiento para México de 3,5% a un intervalo de 2,5% a 3%, y con ello se convierte en la tercera correduría que recorta su previsión para el PIB en menos de una semana.

Argumentan que la guía de este ajuste a la baja está en la debilidad de la economía de Estados Unidos en el primer trimestre, la probabilidad de una caída en la producción del petróleo y la evidencia de que la economía mexicana transitó por una leve fase de recesión desde fines del 2012.

Banamex y BBVA fueron los primeros en bajar su previsión la semana pasada, y BofA era junto con BBVA, una de las tres corredurías más optimistas acerca del desempeño económico mexicano, todavía al iniciar el mes.

En un análisis del economista para México en BofA, Carlos Capistrán, enfatiza que de acuerdo con su indicador de recesión, la economía mexicana transitó por una suave fase recesiva desde el último trimestre del año 2012.

Y según el mismo indicador, la probabilidad de que se mantenga el ciclo en esta trayectoria durante el segundo trimestre es de 85%. Reconoció que es una proporción alta, sin embargo destaca que va en lento descenso.

Anticipado.  En un análisis previo, del 7 de abril, Capistrán había explicado que México estuvo en recesión en 2013 aún sin cumplirse la típica regla de dos trimestres consecutivos con crecimiento negativo. De acuerdo con su modelo, entre el segundo trimestre del año pasado y el tercero, había 30 indicadores que señalaban que la economía mexicana se encontraba en una recesión o una crisis.

“Se trató de una leve recesión utilizando una elementos de la debilidad del crecimiento del PIB con ligeras expansiones promedio intertrimestrales de 0,6% entre el segundo cuarto del año y el último”, detalla.