La Paz. Bolivia acumuló una inflación del 4,27% en los primeros seis meses del año, muy por encima de la cifra registrada en el mismo periodo del 2010 y más de la mitad de la prevista para todo el 2011, informó este miércoles el Gobierno.

El Instituto Nacional de Estadística (INE) explicó que los precios que más se elevaron en el semestre fueron los de los servicios básicos y la vivienda, mientras que los de los alimentos se mantuvieron estables.

"Los precios de los alimentos han mostrado cierta tendencia decreciente, hablamos por ejemplo del azúcar y del pollo, por lo que creemos que estamos dentro del margen de confianza para lograr la meta programada", dijo en conferencia de prensa la ministra de Planificación, Viviana Caro.

Originalmente, el gobierno izquierdista de Evo Morales había prometido una inflación máxima del 4% para este año, pero posteriormente subió esa proyección al 6%, debido a las presiones alcistas causadas por un intento fallido de incremento en los combustibles a finales del 2010.

"Sin duda hay una relativa normalidad en los precios a nivel nacional, pero es importante mencionar que a nivel internacional la presión inflacionaria también se está reduciendo, por lo que confiamos en alcanzar ese 6% de inflación", dijo por su parte el ministro de Economía y Finanzas, Luis Arce.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) calculó en junio que la inflación en el país sudamericano cerrará este año en un 7,9%

En los primeros seis meses del 2010, Bolivia registró una inflación de sólo un 0,43%.