La Paz. El ministro de Economía, Luis Arce, atribuyó este miércoles la disminución de la proyección del crecimiento de su Producto Interno Bruto (PIB) de 5,9% a 5% para la gestión 2015 a la baja inversión del sector privado en Bolivia.

En declaraciones a la prensa, tras suscribir el programa fiscal financiero para 2015 con el Banco Central de Bolivia (BCB) en La Paz, Arce dijo que el gobierno hará todos los esfuerzos para fortalecer la inversión pública y dinamizar la economía interna.

Según el ministro boliviano, la nueva perspectiva de crecimiento que reformula a la inscrita en el Presupuesto General del Estado 2015, se explica por la baja participación del empresariado privado, que significa este año sólo 9,6% del PIB boliviano.

El Proyecto de Presupuesto General del Estado 2015 fue presentado por el titular de Economía, en el cual se prevé un crecimiento económico de 5,9%, una inflación de 5%, un incremento de 15% en las recaudaciones tributarias y una inversión pública de US$6.179 millones.

Arce Catacora señaló que el país viene enfrentando disminuciones de precios de minerales y del petróleo desde hace varios años y por lo tanto estas fluctuaciones de precios no representan ninguna novedad para el país.

Según Arce, la nueva previsión de crecimiento no se debe a la situación adversa de los precios internacionales, tomando en cuenta que el motor de la economía boliviana es la demanda interna y no las exportaciones.

"Si el efecto de las materias primeras hubiera reducido el crecimiento de la economía nacional, no creceríamos al 5%, creceríamos al 3% o al 2%, como ocurría en el pasado, porque antes se dependía exclusivamente de la demanda externa", insistió.

De acuerdo a Arce, la autoridad destacó que del total de recursos para inversión pública, sólo el 21% es financiado con recursos externos y el 79% con recursos internos, "lo que quiere decir que Bolivia cada vez es más soberana, es más autónoma con respecto a los recursos externos para el crecimiento de su economía".

Pese a todo, a decir del ministro de Economía, esa reducción en la proyección del crecimiento ubicará este año a Bolivia, por tercera vez consecutiva, como la tercera economía con mayor expansión en la región, en medio de un escenario internacional adverso.