Para mejorar la calidad del dinero en circulación, el Banco Central de Bolivia (BCB) destruyó la anterior gestión aproximadamente Bs 3.500 millones (US$488 millones), principalmente de billetes y monedas de baja denominación.

Así lo informó este miércoles el gerente de Operaciones Monetarias del instituto emisor, Wálter Orellana, durante la presentación del Informe de Política Monetaria y el Informe de Estabilidad Financiera del Banco Central de Bolivia.

“Aproximadamente, un valor de Bs 3.500 millones (US$488 millones) han sido destruidos durante la gestión 2010, sobre todo los billetes de Bs 10 y 20 que son de menor denominación y los que tienen un desgaste más profundo”, manifestó. En los últimos años, manifestó, el Banco Central ha ido “mejorando” gradualmente las monedas que circulan en el país.

La última serie I, puesta en circulación recientemente está compuesta por unos 460 millones de piezas, precisó. “Estamos lanzando una licitación adicional para traer billetes de menor denominación en una cantidad aproximada de 152 millones de piezas para la próxima gestión”, anunció Orellana.

Información publicada en la página web del BCB señala que el costo de impresión de billetes ha crecido paulatinamente por el incremento del precio de las materias primas utilizadas en su fabricación, “en especial el costo del papel algodón”, y por el crecimiento de la demanda de billetes a nivel mundial, además de las mayores medidas de seguridad.