El Banco Mundial (BM) prevé que la economía boliviana crecerá este año un 4,1%. Esta cifra está por debajo del 5,5% proyectado por el Ministerio de Economía en el Presupuesto General del Estado (PGE) 2012.

Todos los países en desarrollo “deben prepararse para más riesgos de regresión económica, ya que la crisis de la deuda de la zona del euro y el frágil crecimiento de diversas economías emergentes están oscureciendo el panorama a nivel general”, advierte el BM en su informe Perspectivas económicas mundiales.

Al respecto, el ministro de Economía, Luis Arce Catacora, explicó en una entrevista concedida a La Razón que el escenario internacional “no es tan adverso” para el país, por dos factores: China sigue creciendo, “que es uno de los principales demandantes de nuestros productos de exportación”, y hay una recuperación en los precios de las materias primas.

También señaló que el país debe estar a la expectativa y vigilante ante lo que pueda ocurrir en los países de la región, pero fundamentalmente en Brasil.

En criterio de Arce, el vecino país “se está convirtiendo en una economía muy grande y tendrá cada vez más influencia sobre la economía boliviana, no solamente por el gas sino por el comercio”. “Donde sí hay cierta preocupación es en los precios de los alimentos”, que están cayendo a nivel internacional, señaló el Ministro de Economía. No obstante, aseguró que esta situación es favorable para el país porque permitirá controlar la inflación.