La Paz. En menos de una década, Bolivia logra desplazar al dólar estadounidense e imponer su moneda en un promedio del 80% en las operaciones financieras y comerciales como producto de su política denominada bolivianización, según el Banco Central de Bolivia (BCB), el gobierno y expertos.

Esta política de bolivianización tiene por objetivo dejar la dependencia externa y enfrentar la inflación importada, tras varias décadas de la hegemonía dolarizada que influyó negativamente en la economía boliviana, según explica el economista Luis Mallea.

Por su parte, el viceministro de Presupuesto y Contabilidad Fiscal, Jaime Durán, manifestó que esta liberación económica financiera se debe a las políticas ejecutadas por la administración del presidente Evo Morales desde enero de 2006.

Además, el viceministro destacó en la exposición titulada "El modelo económico social comunitario productivo y sus resultados", que el sistema boliviano se encuentra a diez puntos de "borrar" al dólar de las transacciones financieras del país.

El viceministro de Presupuesto manifestó que la bolivianización en los créditos llegó al 90% y los depósitos al 77%, lo que hace un promedio de 83,5% de influencia del boliviano respecto al dólar estadounidense, en el país.

Según Durán, hasta diciembre de 2013 el monto de los depósitos en el sistema financiero local llegó a US$15.074 millones y hasta abril de 2014 crecieron a US$15.286 millones.

Por su parte el presidente de la Comisión de Economía Plural, José Yucra, señaló que este proceso de recuperación de la soberanía de la moneda nacional es un hito histórico en la economía boliviana.

"Nunca antes la moneda nacional estuvo tan fuerte y solvente como ahora, ya el dólar no es más la moneda indispensable del comercio, de alquileres, anticréticos, porque dejó de ser en Bolivia el indicador de inflaciones; en consecuencia hemos ganado dignidad y soberanía", aseveró el legislador oficialista.

A su turno el diputado opositor (CN), Franz Choque, reconoció como algo positivo de esta gestión el haber dejado la influencia "abusiva" del dólar, aunque manifestó que se debe al buen momento económico financiero por el que pasa Bolivia.

"Considero que ha favorecido la crisis en Estados Unidos para que el dólar pierda su influencia, pero en la medida que se recupera podemos tener serios problemas sino continuamos por fortalecer políticas que eviten volver al pasado de la hiperinflaciones asociadas al dólar", aseveró el opositor.

El economista Mallea dijo que la estabilidad económica del país y las políticas aplicadas por la actual administración y el BCB cambiaron los papeles de los créditos y depósitos en los últimos cinco años.

"En el primer cuatrimestre de este año los indicadores muestran que la bolivianización continúa ganando terreno sobre la moneda estadounidense, esperamos que esa dinámica sea sostenida porque un cambio adverso podría significar un golpe duro para el gobierno de Morales, principalmente para la economía del pueblo", manifestó el analista económico.

El mercado informal de librecambistas del dólar en Bolivia cayó a sus niveles más bajos por efectos de la apreciación del boliviano y la baja en 33 oportunidades de la divisa estadounidense.

El expresidente del BCB, Armando Méndez, explicó que los tipos de cambio que efectuó el gobierno desde que asumió el poder en 2006, provocó que la ciudadanía aprecie el boliviano y por ende "hiera de muerte al negocio de la compra y venta de la moneda norteamericana en el país, principalmente afectó a los librecambistas y casas de cambio, también a los bancos de forma atenuada".

El economista Mallea manifestó que este proceso debe mantenerse a través de la generación de confianza en la ciudadanía mediante el dinamismo y crecimiento de la economía nacional, antes que con medidas, como la profundización del encaje legal.