Los precios de los alimentos aumentaron en Bolivia 18,5% de marzo del 2010 al mismo mes de este año, 7,4 puntos más que el 11,1% de inflación general que divulgó el gobierno del presidente Evo Morales para ese periodo, informó el Centro de Estudios para el Desarrollo Laboral y Agrario (Cedla).

EFE reportó que el informe se divulgó al cabo de una semana de huelgas, bloqueos de vías, manifestaciones y disturbios protagonizados por sindicatos que piden un ajuste salarial para el 2011 mayor al 10% que decretó Morales en febrero para unos pocos sectores estatales y las empresas privadas, excluyendo al resto de los funcionarios.

El Cedla destaca que la inflación en el caso de los víveres "casi dobla la oferta gubernamental" de aumento.

Agrega que la inflación en el primer trimestre del 2011 "pone en tela de juicio la afirmación de funcionarios gubernamentales y empresarios de que el incremento salarial sería causante de la inflación", ya que "los precios continúan su escalada".

La oleada inflacionaria boliviana comenzó en diciembre pasado con el llamado "gasolinazo", el aumento del costo de los combustibles hasta en un 82% que decretó el presidente Morales, y los aumentos de precios continuaron después de que el Mandatario derogase la medida ante fuertes protestas sociales, el llamado "reculazo".

El gobierno de Morales, que en la última encuesta cayó al 22% de apoyo popular, proyectó para el 2011 una inflación del 4%, cifra que luego corrigió hasta el 6%, pero el Fondo Monetario Internacional aseguró el lunes que pasará del 10%, informó EFE.