Por la deuda externa -multilateral y bilateral- que asumió Bolivia con distintos organismos financieros y países debe pagar anualmente US$300 millones, según un informe del ministerio de Economía.

"Pagamos unos US$300 millones a los organismos internacionales por intereses y créditos que otorgan a Bolivia, entre ellos la Corporación Andina de Fomento (CAF), el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), además de otros países financiadores externos", indicó el ministro de Economía, Luis Arce.

Dijo que el país tiene la obligación de honrar deudas pagando intereses y capital.

Según Arce, en la gestión del presidente Evo Morales no se ha adquirido toda esa deuda externa, sino que se ha contraído en gobiernos anteriores.

Añadió que los bonos solidarios por US$500 millones que Bolivia puso la pasada semana en el mercado financiero internacional implican un interés anual de US$24 millones adicionales, con lo que los réditos anuales a pagarse serán en un promedio de US$324 millones.

En ese contexto, reiteró que los bonos no son muestra de que el país no cuenta con recursos para proyectos de inversión, sino para posesionar la imagen del avance de la situación económica y su crecimiento.

El informe estadístico del Banco Central de Bolivia (BCB) señala que la deuda externa al 30 de septiembre de 2012 alcanzó US$3.523 millones.

A esta fecha, el mayor acreedor del país continúa siendo la CAF, el banco de desarrollo regional, al que en el primer semestre del año se le debía US$1.434 millones, es decir 40,7% del total de la deuda externa boliviana.

El segundo mayor acreedor es el BID, con US$770 millones (21,9%), y después el Banco Mundial (BM), con US$423 millones (12% del total).

Entre los países prestamistas bilaterales, China en la actualidad es el mayor acreedor de Bolivia, pues, el país andino le adeuda US$271 millones, que es el 7,7% del total, por lo que se constituye en el cuarto acreedor a escala general.

En tanto que Venezuela está en el segundo lugar en la deuda bilateral con US$167 millones, 4,7% de la totalidad, y es el quinto mayor acreedor general.

A Brasil, Bolivia adeuda US$99 millones (2,8%), de acuerdo con el detalle del informe del BCB.

Baja en seis años. La suma total de la deuda externa de Bolivia bajó en seis años de 74 a 32% a 2012, respecto a 2005, antes del gobierno del presidente Evo Morales, informó el ministro de Economía, Luis Arce.

"La deuda pública del país con respecto al producto interno bruto, desde nuestro gobierno, ha sufrido un descenso abrupto; estábamos en 74% de endeudamiento hacia 2005 y hoy sólo tenemos 32%, lo que hace que el país tenga capacidad de endeudarse", afirmó el ministro Luis Arce.

Argumentó que el bajo endeudamiento externo del país le permite incursionar en el mercado de capitales y bajo las mejores condiciones posibles, con el fin de promocionar a Bolivia por sus acertadas políticas macroeconómicas.

"El objetivo es posicionar a escala mundial al Bolivia como una economía exitosa en sus políticas macroeconómicas con redistribución del ingreso y eso ha sido reconocido por los inversionistas extranjeros", señaló el funcionario.

Agregó que el otro fin es diversificar las fuentes de inversión.

"Hoy tenemos con esta emisión un nuevo recursos para ser utilizado cuando sea necesario", apuntó.

Colocación de bonos. El ministro de Economía de Bolivia, Luis Arce, calificó de "exitosa" la colocación de bonos soberanos por US$500 millones a 10 años plazo en el mercado internacional financiero de Nueva York de valores a un tasa de 4,875%.

Según Arce, este porcentaje de 4,875 es similar al obtenido por Brasil que tiene una mayor calificación de riesgo como es BBB (triple B que significa grado de inversión).

Después de la colocación de los bonos soberanos por US$500 millones en los mercados internacionales, la deuda pública externa del país se incrementará en 2% sobre el PIB, informó.

"Lo que los economistas observamos es la relación deuda externa en comparación con el PIB, en 2005 esa relación era de 50%o sobre el PIB, hoy está en 13% y con la emisión de US$500 millones va a aumentar en 2% más, vamos a tener 15%", recalcó la autoridad.

Si a esto se suman las obligaciones internas del país, la relación es de 32% sobre el PIB, pero es sostenible porque el país ya no es un deudor, subrayó.

Según Arce, Bolivia no necesitaba endeudarse con los bonos, pero se efectuó la emisión con la perspectiva de mostrar la solidez de las finanzas públicas y posicionar la imagen del país en el ámbito internacional.