Datos del ministerio de Economía y Finanzas Públicas (MEFP) de Bolivia señalan que desde el 2005 los ingresos que reciben los gobiernos subnacionales por coparticipación tributaria, regalías hidrocarburíferas e Impuesto Directo a los Hidrocarburos (IDH) se incrementaron en 106,14%.

“El gobierno no ha podido invertir (en el sector público) todo lo que debía, pero tampoco los gobiernos subnacionales. Cada año estamos acumulando US$1.000 millones de dinero no invertido por gobernaciones y alcaldías”, reveló este lunes el presidente del Banco Central de Bolivia (BCB), Marcelo Zabalaga, en declaraciones a la red Unitel.

El 9 de agosto, el vicepresidente Álvaro García afirmó que la ejecución presupuestaria del gobierno a julio de este año es del “42%”, mientras que la de los municipios se encuentra “entre el 15 y el 17% —cuando ya deberían estar con un 40%”—. En el caso de las gobernaciones la ejecución “está por un 20%”, precisó.

La baja ejecución presupuestaria registrada a cinco meses de concluir la gestión significa un “problema” para el Gobierno puesto que “el 50% de la inversión pública la administran las regiones (...). Estamos en tiempos de crisis y hay que invertir más”, dijo.

Al día siguiente, el Ejecutivo aprobó el Decreto 0957 que “facilita y simplifica los requisitos que deben presentar las entidades públicas para el registro de proyectos de inversión en el Catálogo del Sistema de Información Sobre Inversiones (SISIN)”.

Medidas. Según la norma, las nuevas disposiciones “agilizan” los procedimientos y la ejecución de los proyectos de inversión pública en la aprobación de traspasos institucionales entre proyectos de inversión referidos a la partida 12100 (Personal Eventual).

El 22 de diciembre del 2010, el ministro de Economía y Finanzas Públicas, Luis Arce Catacora, informó que durante esa gestión los gobiernos subnacionales habían acumulado en caja y bancos Bs 7.061 millones (US$900M) de recursos no ejecutados. El 58,2% de ese monto corresponde a los municipios y el 41,8% a las gobernaciones.

Las nueve gobernaciones y los 337 municipios del país son los que más dinero tienen para impulsar la inversión pública, pero “lamentablemente” no lo hacen, manifestó. Los municipios, por su parte, atribuyeron esta situación al cambio de autoridades que hubo en mayo del 2010, al largo proceso que se sigue para la licitación de los proyectos y a la lentitud en el desembolso de los recursos económicos.

Ayer, La Razón intentó comunicarse con los directivos de la Federación de Asociaciones Municipales de Bolivia (FAM), pero ni su presidente (Edwin Castellanos) ni su vicepresidente (Carlos Vargas) respondieron a sus teléfonos celulares.

En este año, los ingresos de las regiones continuará incrementándose, ya que Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) informó que a julio las regalías hidrocarburíferas para los gobiernos subnacionales llegaron a Bs 2.526 millones, siendo que el 2010 fueron de Bs 2.553 millones.

Previsión. La ministra de Desarrollo Productivo y Economía Plural, Teresa Morales, dijo que —para no sufrir una crisis financiera como la que atraviesa Estados Unidos— el Gobierno de Bolivia tendría que aplicar un impuesto a la riqueza, antes que reducir el gasto fiscal.

Impuesto. “Intentaríamos gravar los ingresos personales de las familias ricas y no tanto así los ingresos orientados a la inversión, para no desestimular la inversión productiva. Todo lo que es gasto social se vigorizará”, aseguró la autoridad.