La Paz. El gobierno de Bolivia calificó hoy de "exitosa" la colocación de bonos soberanos por US$500 millones a diez años de plazo en el mercado internacional de valores financieros de Nueva York, que tendrán un rendimiento de 4,875%.

El ministro de Economía y Finanzas Públicas, Luis Arce Catacora, explicó que este porcentaje es similar al obtenido por Brasil, que tiene una mayor calificación de riesgo, de BBB (triple B, que significa grado de inversión).

El bono soberano se constituye en un instrumento de deuda mediante el cual un país logra financiar algunos proyectos con recursos de inversionistas del exterior, a quienes a cambio de la colocación de su dinero se les ofrece una atractiva tasa de interés.

El marco legal de la emisión de los bonos es la Ley 211 que autoriza al Ministerio de Economía y Finanzas Públicas a celebrar operaciones de deuda pública en mercados de capital externo.

"Es la calificación de BB- la que permitió este logro, pero la demanda fue de US$4.200 millones, es decir ocho veces más de lo que teníamos de autorización de la Asamblea Legislativa; (es) un éxito que nunca se había visto en los títulos de un Bono Soberano de un país como Bolivia", afirmó Arce.

La presentación de los bonos fue realizada este martes en Palacio Quemado, sede de operaciones del gobierno boliviano.

La colocación de bonos soberanos en el mercado internacional es una operación novedosa para el Estado Plurinacional de Bolivia, y lo hace después de cerca de 100 años de haber estado ausente de esta actividad.

En realidad se trata "de un debut del país que se posiciona como una economía exitosa en sus políticas macroeconómicas con distribución del ingreso", según datos proporcionados por el Ministerio de Economía.

El Ministerio de Economía y Fnanzas Públicas informó que apenas un par de horas después de la colocación de la oferta boliviana, ésta alcanzó una demanda de US$4.217 millones, y agrupó a más de 265 inversionistas de todo el mundo, principalmente de Europa, Estados Unidos y Latinoamérica.

Misión previa. Como paso previo al lanzamiento de estos bonos, el ministro de Economía encabezó una misión oficial en capitales financieras como Los Angeles, Nueva York (Estados Unidos), Zurich y Ginebra (Suiza).

Asimismo, el viceministro del Tesoro, Edwin Rojas, dirigió otra misión que visitó Santiago de Chile, Bogotá (Colombia) y Lima (Perú).

Ambas misiones compartieron información sobre el desempeño de la economía de Bolivia en los últimos seis años, tiempo en el que se lograron récords históricos, como el incremento de las reservas internacionales por encima de los US$13.000 millones y un crecimiento anual sostenido del Producto Interno Bruto (PIB) pese a la crisis financiera externa.

Los funcionarios también informaron a los potenciales inversionistas sobre la reducción de la pobreza extrema rural en casi diez puntos porcentuales, la elevación de las recaudaciones fiscales, la reactivación del mercado interno como factor del crecimiento económico y otros logros en esa materia.

La emisión de bonos soberanos se produce en un marco internacional en que las agencias extranjeras de calificación de deuda soberana mejoraron la nota de Bolivia hasta ubicarla en nivel "estable".

Este reconocimiento internacional también se obtiene después de seis años de estabilidad económica, crecimiento sostenido del Producto Interno Bruto, superávit fiscal, contención del crecimiento de la inflación, reducción de la pobreza, incremento de las reservas internacionales, prudencia fiscal y reducción de la deuda externa.

Todos estos logros económicos hicieron posible que el gobierno de Bolivia pudiera participar en la emisión de bonos, un mecanismo que si bien implica una deuda, también le permitirá al país sudamericano colocarse en la vitrina internacional para captar inversión extranjera.

La colocación de bonos soberanos -según el despacho de Economía- servirá para atraer inversionistas extranjeros, quienes podrán desarrollar sus actividades en un marco legal y económico creado en los últimos seis años por el Estado boliviano.