La Cámara Nacional de Comercio (CNC) de Bolivia rechazó este martes que el alza salarial a los trabajadores sea en función de la inflación de 2011 y reiteró que el aumento debe ser el resultado de la negociación entre empleadores y empleados.

Óscar Calle, presidente de la CNC, dijo que si se aplica un porcentaje para el aumento salarial a una firma que no tuvo productividad o que no haya tenido mercados, se estaría poniendo en riesgo las fuentes laborales.

“Si mi productividad es negativa, está en riesgo mi fuente laboral. Pero si mis ventas y mis utilidades han sido positivas, seguramente también tendré derecho a exigir un incremento”, explicó.

El 9 de enero, el ministro de Economía, Luis Arce, informó que en la cumbre social realizada en Cochabamba se decidió que una comisión conformada por el gobierno, obreros y empresarios defina el alza salarial de este año, tomando en cuenta la tasa de inflación (6,9%) y el nivel de productividad de los sectores.

Calle explicó que los sectores que registraron caídas en su productividad en 2011 son el de textiles, joyería y marroquinería.