El presidente de la Cámara Nacional de Comercio de Bolivia (CNC), Óscar Calle, anticipó que el sector empresarial otorgará el próximo año un aumento salarial equivalente a la tasa de inflación que se registre hasta fin de año.

El ministerio de Economía y Finanzas Públicas estima que el Índice de Precios al Consumidor (IPC), que mide la tasa de inflación, cerrará este año en 6%. A septiembre, la inflación acumulada llega a 5,54%. Para el expresidente del Banco Central de Bolivia Armando Méndez, el IPC podría llegar hasta fin de año al 7%.

“El empresariado está comprometido a que el poder adquisitivo de un salario se mantenga año tras año y ese poder adquisitivo se lo mantiene reponiendo el desgaste de la moneda en relación a la inflación”, afirmó Calle, según un despacho de la estatal ABI. Para esta gestión, el Gobierno decretó que el alza salarial en el sector privado debía ser convenido entre los sectores patronal y laboral, considerando como base de negociación el 10%, superior al 7,18% de la inflación anual del 2010.

El lunes, La Razón le preguntó al ministro de Economía, Luis Arce Catacora, si el incremento salarial para el 2012 iba a ser mayor o menor a la tasa de inflación que se registre durante esta gestión. El funcionario respondió que “eso se verá en su momento”, después de una reunión que sostenga con los dirigentes de la Central Obrera Boliviana (COB) para “discutir la política salarial del próximo año”.

El diálogo, agregó, incluirá una explicación sobre “las posibilidades” que tiene el Tesoro General de la Nación (TGN) para cubrir el incremento del 2012. “(Queremos) que ellos estén muy conscientes de que lo que se incrementará es lo que se puede hacer”. En todo caso, Arce Catacora dejó en claro que el próximo año habrá un incremento salarial.