Los empresarios privados de Bolivia advirtieron que la constante caída del valor del dólar frente al boliviano podría causar el cierre de empresas por las pérdidas financieras que esto genera o, en su caso, el despido de trabajadores.

El 1 de noviembre el dólar estadounidense sufrió su séptima caída del año y se cotizó en Bs 6,96 para la venta y en Bs 6,86 para la compra, según información difundida por el Banco Central de Bolivia.

El vicepresidente de la Cámara de Exportadores (Camex) de La Paz, Larry Serrate, expresó que la depreciación del dólar no sólo perjudica a las empresas exportadoras, sino también a las industriales porque ambos sectores pierden por este tema y por los elevados costos de producción en el país a consecuencia de la inflación.

“A la larga, si el dólar sigue bajando, en un momento las empresas exportadoras van a suspender sus operaciones y aparte de las empresas bolivianas que están en el mercado local también van a cerrar porque va a ser más fácil importar que producir en Bolivia”, señaló.

El presidente de la Federación de Empresarios Privados de La Paz, Luis Urquizo, coincidió con Serrate. “Lo que nos preocupa es el empleo básicamente” porque la caída del dólar afecta “al industrial terriblemente”, afirmó el empresario.

El gerente del Instituto Boliviano de Comercio Exterior, Gary Rodriguez, estimó que por cada centavo de dólar que cae en el sector de las exportaciones no tradicionales se pierden Bs 15 millones.