Las empresas públicas productivas, creadas por el Ejecutivo boliviano, aún no rinden utilidades en este año, porque todavía están en etapa de construir su sostenibilidad, afirmó el director General de Desarrollo Industrial a Mediana y Gran Escala, Javier Freyre.

Para garantizar el aprovechamiento responsable y planificado de los recursos naturales, el gobierno creó empresas en diferentes rubros. Lacteosbol, Cartonbol, Azúcarbol Bermejo, Papelbol, la Empresa de Apoyo a la Producción de Alimentos (Emapa) y la Empresa Boliviana de Almendras y Derivados (EBA) están en diferentes etapas de implementación.

“Aunque se ha hecho una gran inversión con recursos del Estado para poner en marcha estas empresas, todavía no podemos hablar de utilidades”, indicó Freyre en una entrevista realizada por La Razón a principios de este mes.

Esta situación, dijo, está contemplada en los planes del gobierno, porque cada una de las empresas ingresa de manera gradual al mercado. “Como en toda empresa, se llega al punto de equilibrio de manera gradual”, señaló.

Una de las empresas que ingresó de forma acelerada al mercado nacional e internacional es la Empresa Boliviana de Almendras y Derivados, que a un año de su creación anunció que obtendría ingresos por Bs 26 millones.

En el acto de celebración del primer año de la empresa en Riberalta (Beni), el presidente Evo Morales dijo que “la experiencia lograda con EBA muestra que lo que hay que hacer es crear empresas estatales en diversos sectores, a fin de que los recursos naturales sean explotados y procesados en el país para que las ganancias se queden en Bolivia y promuevan crecimiento”.

Según Freyre, en el caso de EBA, lo que se está logrando es generar sostenibilidad. “Todo el trabajo realizado en la adquisición de materia prima, logística y la comercialización misma está siendo suficiente para estabilizar (a la empresa)”, y los ingresos generados por la misma “son suficientes para su sostenibilidad”, señaló.

De acuerdo con las operaciones que cada una de las factorías realiza, agregó, la empresa que llegaría a generar utlidades el próximo año sería EBA. Una vez que las empresas públicas generen utilidades, éstas serán reinvertidas para el fortalecimiento de las mismas o serán destinados al Tesoro para financiar otros proyectos productivos, dijo.

El 30 de agosto, Irán anunció un crédito para Bolivia por valor de 200 millones de euros que serán destinados al sector industrial, en particular a la producción de textiles y derivados de los lácteos.

Las empresas públicas emplean a los pobladores que viven en la zonas donde fueron instaladas, con los consiguientes beneficios sociales; en una visita a dos factorías, los beneficiarios se declaran satisfechos.

Auditarán a las seis empresas. Las seis empresas públicas estratégicas del Estado serán auditadas como parte del proceso de asimilación que el Servicio de Desarrollo de las Empresas Públicas Productivas (Sedem) efectúa de las mismas. Las auditorías deben iniciarse dentro de los 30 días próximos a la entrega de los informes de las empresas.

Cuestionan al Sedem. La centralización de las empresas públicas productivas en el Sedem podría afectar el desarrollo de las mismas, puesto que perderían su autonomía de gestión. El 6 de septiembre entró en vigencia el decreto 0590 que crea el Servicio de Desarrollo de las Empresa Públicas Productivas (Sedem), entidad dependiente del Ministerio de Desarrollo Productivo y Economía Plural (MDPyEP).

De las seis empresas públicas productivas, la Empresa Boliviana de Almendras y Derivados (EBA) es la que mayores resultados consiguió, anunciando ingresos por Bs 26 millones en su primer año de funcionamiento .

Según fuentes oficiales, en el año 2009, EBA ejecutó el 74% de su presupuesto, mientras que el promedio de ejecución de las entidades dependientes del MDPyEP alcanzó sólo el 35%.

En el caso de la planificación de las empresas, el decreto establece que el Sedem centralizará las decisiones administrativas de las mismas. Todos los procesos de contratación y administrativos serán controlados por esa entidad, “reduciendo a las empresas a sólo oficinas regionales de enlace que ejecutan las decisiones y procesos administrativos”, señaló una de las fuentes que prefirió mantener su nombre en reserva.

Otro de los puntos observados es que el patrimonio de las empresas pasará a formar parte de los recursos del Sedem, situación que ocasionaría que las empresas pierdan su personería jurídica y generaría, entre otras cosas, demora en las operaciones de las empresas , explicó la fuente.

Según el gerente general de EBA, Erlan Gamarra, se prevé que hasta el año 2015 la empresa llegue a obtener niveles de venta superiores  a los Bs 100 millones. Sin embargo, Gamarra evitó realizar declaraciones sobre el tema,

Por su parte, la gerente general del Sedem, Patricia Ballivián, inició ayer reuniones técnicas con los gerentes de las empresas para coordinar el traspaso de las mismas a la entidad central.