Bolivia se hace cada vez más dependiente de los productos agropecuarios importados. Entre enero y julio del 2011, la compra de alimentos se disparó y superó todo el registro de la gestión pasada, informó el Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE) con base en datos oficiales.

El instituto privado indica que hasta julio del 2011 se internó alrededor de 503.000 toneladas de alimentos por un valor de US$375 millones, superando lo registrado en toda la gestión del 2010, que llegó a 298.000 toneladas con un costo de US$217 millones.

El titular del IBCE, Wilfredo Rojo, dijo en conferencia de prensa que las cifras procesadas por esa institución, con base en información oficial del Instituto Nacional de Estadística (INE), son alarmantes si se toma en cuenta que entre enero y julio de este año ya se superó la cantidad de alimentos importados durante la gestión 2010.

“Nos vemos en la obligación de reflejar este tipo de incidentes para que podamos corregir la actual política productiva con el fin de que el 2012 no falte productos de la canasta familiar en la mesa de los bolivianos”, explicó a los medios de comunicación de Santa Cruz el ejecutivo del IBCE.

A criterio de Rojo, una de las razones que habrían generado este fenómeno es la inseguridad jurídica en la tenencia de la tierra y el escaso incentivo financiero para reactivar el sistema productivo nacional.

CIFRAS. De acuerdo con las estadísticas de importación presentadas por el IBCE, cuatro son los principales productos importados: azúcar (91.000 toneladas por $us 8 millones); harina de trigo (114.000 toneladas por US$46 millones); maíz (84.000 toneladas por US$32 millones), y trigo en grano (53.000 toneladas por $us 17 millones).

El presidente de la Asociación de Productores Cañeros, Ernesto Antelo, indicó que la importación del azúcar llegó a dos millones de quintales, pese a que en esta zafra se tiene prevista una molienda de alrededor de 9,5 millones de quintales.

“La producción local de azúcar alcanza a 9,5 millones de quintales, superando al consumo nacional que asciende a 7,5 millones de quintales por año. Pese a ello, el Gobierno importó 2 millones de quintales”, aseguró.

A criterio de Antelo, con los $us 78 millones que se gastaron para la importación de azúcar se podría haber instalado un ingenio en Bolivia para incrementar la producción y generar exportaciones a partir del 2013, lo que permitiría captar divisas.

“Según lo visto hasta julio, la proyección es que la importación de alimentos ronde los $us 600 millones hasta fin de año, lo que supondría una subida del 50% en valor y cerca del 40% en volumen comparativamente al año 2010”, dijo el titular del IBCE.

La tendencia sigue al alza en agosto. El último reporte del INE da cuenta que entre enero y agosto de este año las importaciones de alimentos y bebidas continuaron al alza. En dicho período de análisis, las compras sumaron $us 384,64 millones frente a los $us 243,84 millones del 2010.

Altos precios impulsan exportaciones. Los altos precios de las materias primas siguen impulsando las exportaciones bolivianas, según se desprende del último reporte del Instituto Nacional de Estadística (INE). La información da cuenta que entre enero y agosto de este año las ventas al exterior crecieron en 39,63% respecto a similar período de la gestión pasada.

En dicho período de análisis, el valor de las exportaciones nacionales pasó de $us 4.492,68 millones a $us 5.823,66 millones. Los sectores de mayor crecimiento siguen siendo hidrocarburos y minería, que concentran en conjunto el 72,6% ($us 4.184,39 millones) de las ventas totales.

La industria manufacturera también registró un crecimiento positivo, aunque por la exportación de productos metálicos (estaño, oro y plata). En el caso del estaño metálico, las ventas crecieron en 59,22%, al haber pasado de $us 180,54 millones a $us 287,45 millones. Empero, los crecimientos más espectaculares se dieron en la plata metálica (299,94%) y el oro metálico (161,37%), según datos extractados de la web del INE.