Entre enero y marzo de 2012, las remesas enviadas por los bolivianos que trabajan en el exterior del país disminuyeron en 4,6% respecto a similar período del año precedente. En dicho periodo de análisis, las remesas cayeron de US$250,2 millones a US$238,6 millones, según datos oficiales del Banco Central de Bolivia (BCB).

El 22 de febrero, el presidente del instituto emisor, Marcelo Zabalaga, anunció que este y el siguiente año las remesas familiares recibidas del exterior registrarán una caída producto de la crisis financiera internacional que golpea a Europa y Estados Unidos.

En enero, el envío de remesas ya registró una caída del 9,4% respecto a similar periodo de 2011 producto de los problemas de empleo que enfrenta España y restricciones para la obtención de dólares en Argentina.

Las remesas de enero de 2012 alcanzaron US$71,8 millones, monto inferior en 9,4% respecto a las de similar mes de la gestión anterior (US$79,2 millones). En tanto, en el mes de febrero, las familias bolivianas recibieron US$76,3 millones, monto menor en 6,3% al mismo mes de 2011, cuando totalizaron US$81,4 millones, según datos del BCB.

Ayer, el instituto emisor informó que las remesas de marzo alcanzaron US$84,1 millones, “monto superior en 5,6% respecto a las del mes anterior y menor en 6,0% respecto a similar mes de 2011”. España se mantiene como el país de donde proviene la mayor parte de las remesas enviadas por los trabajadores bolivianos (45%).