Bolivia espera que lleguen más inversiones peruanas a su territorio, al ofrecer estabilidad jurídica, económica y política, destacó el embajador de ese país en Lima, Gustavo Rodríguez.

“Estamos abiertos a la inversión privada, y la prueba son las inversiones de Perú que están llegando a Bolivia y nosotros esperamos que aumente”, declaró a la Agencia Andina.

Refirió que están “muy satisfechos” con el hecho que los empresarios peruanos empiezan a ver a Bolivia como un mercado de inversiones, y destacó la reciente compra de las acciones de la empresa Sociedad Boliviana de Cemento (Soboce) por parte de la peruana Gloria por un valor de 300 millones de dólares.

“Los inversionistas peruanos deben tener la absoluta seguridad de que en Bolivia encontrarán una economía pujante, estabilidad política y estabilidad jurídica, todos los empresarios son bienvenidos a Bolivia”, subrayó.

Asimismo, indicó que algunas empresas constructoras peruanas están abriendo subsidiarias en Bolivia, debido a la fuerte inversión del Estado en infraestructura.

“Nosotros tenemos un crecimiento en los últimos años de un promedio de 5,5%, entre el 2006 y 2014 nuestra economía paso de ser una de US$9.000 millones a una de US$32.000 millones, comparada con el Perú todavía es pequeña pero el crecimiento es importante”, subrayó.

El diplomático enfatizó que el gobierno boliviano realiza una “una fuerte inversión pública” que ha pasado del orden de los US$700 millones a una proyectada para este año de US$6.000 millones.

“Gran parte de la inversión pública está en infraestructura pero también se apuntar a la transformación de las materias primas en productos con valor agregado”, indicó.

También destacó que ahora hay “facilidades para la inversión extranjera” en Bolivia, particularmente para los que se dirigen a la demanda interna, que en los últimos años se ha visto impulsada por el incremento de la capacidad adquisitiva de su población.

“Gracias a la política redistributiva, los sectores que nunca habían consumido hoy puedan consumir, cualquier empresario en Bolivia sabe que la demanda interna se ha incrementado y es el verdadero motor de la economía boliviana”, anotó.

En ese sentido, dijo que Bolivia oferta “buenas posibilidades” para las empresas que quieren atender el mercado interno con productos de construcción y acabados como azulejos, etc., así como en la línea blanca y alimentos.

Por otra parte, señaló que su gobierno construye una nueva relación con los capitales privados, a fin de abrirle las puertas pero en un nuevo contexto político y económico.

“Lo que dice el presidente Evo Morales es clave, queremos socios pero no patrones, es decir, tenemos una relación de igual a igual con las empresas, no vamos a reproducir viejos modelos en la cual las empresas extranjeras dominaban la economía y controlaban el poder político”, agregó.

Asimismo, destacó que los resultados del desempeño económico de Bolivia han sido reconocidos por el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial (BM), que respetan los diferentes enfoques de manejo económico en la región.

“Nosotros somos respetuosos de las diferencias de los países en relación a nuestro modelo económico y creemos que estas diferencias pueden ser compatibilizadas en beneficio de ambos”, puntualizó.