El subdirector del Departamento del Hemisferio Occidental del FMI, Gilbert Terrier, señaló en Santa Cruz, durante la presentación del Informe Perspectivas Económicas: Las Américas, octubre 2011, que cualquier movimiento en los precios del exterior podría generar un desequilibrio en la captación de los recursos económicos de Bolivia.

En ese marco, sugirió aprovechar este fenómeno (el de los buenos precios) para crear fondos de reserva que puedan ser utilizados durante los tiempos desfavorables. “La economía boliviana fue buena, el crecimiento fue ascendente liderado por la construcción, los servicios financieros y el rebrote de la agricultura”, señaló en su alocución.

Pero a renglón seguido, advirtió que: “el principal riesgo en Bolivia es el precio de las materias primas, es decir que la economía está basada en las exportaciones de los productos hidrocarburíferos, minerales y en menor proporción, de los no tradicionales”.

Señaló que la importación de productos ascendió, paralelamente, en alrededor del 30 por ciento, como consecuencia de una fuerte demanda de consumo interno y la inversión realizada.

El ministro de Finanzas y Economía, Luis Arce Catacora, quien también participó del evento, destacó que la implementación de un nuevo modelo económico permitió a Bolivia obtener un incremento en el Producto Interno Bruto (PIB) pese a la crisis mundial.

Añadió que la inflación de 6,9 por ciento para 2011, pronosticada por el FMI, fue controlada. “Algunos analistas continúan haciendo ver que la desvalorización será superior al 25 por ciento, pero una vez más podemos demostrar que eso no es así”.

El jefe de misión para Bolivia del FMI, Gabriel Lopegui, declaró en el encuentro que en 2011 se proyecta que las economías avanzadas (desarrolladas) crecerán a un ritmo de 1,5 por ciento, mientras que las emergentes ascenderán en 6,5%.

Aunque en términos generales la economía mundial desacelerará su crecimiento de 5% el pasado año a cuatro por ciento en éste. “Pero está por encima del promedio de los últimos 25 años que registró un aumento en alrededor de 3%”, destacó Terrier.

“Se pensaba que la desaceleración iba a tener un mayor descenso. Este fenómeno refleja los problemas estructurales de países avanzados. Sabemos bien que existen debilidades fiscales”.

Arce descarta ‘poner freno’ a la economía

El ministro de Economía y Finanzas Públicas, Luis Arce Catacora, descartó “pisar el freno” para desacelerar el crecimiento de la economía nacional, como sugirió el Fondo Monetario Internacional (FMI). También rechazó la posibilidad de ampliar la flexibilización del tipo de cambio.

Gilbert Terrier, subdirector del Departamento del Hemisferio Occidental, sostuvo que en temporadas de precios altos de las materias primas, países como Bolivia no deberían “entusiasmarse” ni empezar a gastar; y, más bien, “pisar el freno” para, precisamente, desacelerar su crecimiento económico.

“Eso significaría —subrayó el ministro—, en términos muy sencillos, para nuestras economías, que los países vayamos empezando a pisar el freno a las economías. Esto significaría postergar y no resolver los problemas de ciertos sectores y representaría no aprovechar la posibilidad de hacer política redistributiva”.