Entre enero y marzo de este año, la importación de alimentos alcanzó la suma de US$143,01 millones frente a los US$85,15 millones registrados en similar período del 2010. El incremento, de un 67,96%, es el más elevado de los últimos años.

La información fue extractada de la web del Instituto Nacional de Estadística (INE), cuyo reporte sobre comercio exterior da cuenta que las importaciones han crecido en 30,62% en dicho período, al haber pasado de US$1.168,07 millones a US$1.525,69 millones.

Según el coordinador nacional del Programa de Apoyo a la Producción de Alimentos (PASA), Remy Gonzales, el aumento de la importación de alimentos se debe a que entre finales del 2010 y principios del 2011 hubo escasez de productos en el mercado interno a causa de la falta de lluvias, la sequía y las inundaciones.

Anual. “En tres meses hemos hecho casi (toda) la importación de alimentos que anualmente sabíamos hacer”, aseguró el funcionario, al señalar que los alimentos que más se importaron fueron maíz y azúcar refinada.

Indicó que la situación se revertirá en los próximos meses porque la cosecha de maíz, que concluyó en abril, dio como resultado unas 750 mil toneladas. Se espera que el resultado de la zafra de caña de azúcar, que finalizará entre mayo y junio de este año, sea halagüeña, manifestó.

“Gran parte del volumen que anualmente se hace de las importaciones se lo ha hecho por el desabastecimiento que había de azúcar, porque se han hecho fuertes importaciones y del propio maíz que son rubros principales para la producción de otros alimentos”.

En 17 de febrero, el viceministro de Desarrollo Rural, Víctor Hugo Vásquez, anunció la importación de 35 mil toneladas de maíz amarillo. El grano fue distribuido entre los productores avícolas y lecheros para estabilizar el precio de la carne de pollo y la leche, de alto consumo en el país.

Además, el Gobierno realizó la importación de 12.500 toneladas de azúcar refinada desde Colombia y otros países para abastecer el mercado interno.

‘Causa de políticas erradas’

El gerente General del Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE), Gary Rodríguez, afirmó ayer que al aumento de las importaciones se debe a la compra de azúcar y maíz del exterior, a causa de la restricción a las exportaciones y a la fijación de precios bajos en el mercado interno.

Dijo que estos hechos desalentaron a los productores de estos alimentos y provocaron su contrabando. Según el ejecutivo del IBCE, si las políticas gubernamentales no cambian, “Bolivia se está convirtiendo en un país altamente importador, lo cual le hace vulnerable del abastecimiento externo y posterga posibilidades de desarrollo productivo a nivel nacional”.

Lamentó que el país haya retrocedido en su soberanía alimentaria. “Lo que nos dice el informe del INE es que las importaciones están creciendo de una forma inusitada y eso es peligroso para un país que quiere ser soberano y digno, lo que no se construye con discursos, sino con el fortalecimiento de su base productiva de alimentos”, concluyó Rodríguez.