El impuesto adicional a las utilidades de las entidades financieras afectará al sector microfinanciero del país y desincentivará una mayor inversión en la ampliación de capital para el desarrollo —a través de la ampliación de la cartera crediticia— de los sectores más necesitados del país.

Este martes, La Razón reveló que el anteproyecto de ley del Presupuesto General del Estado (PGE) 2012 prevé aplicar una nueva carga tributaria a las instituciones del sistema financiero. Las entidades que excedan el 13% del coeficiente de rentabilidad respecto del patrimonio neto pagarán desde el 2012 un impuesto adicional sobre las utilidades obtenidas del 12,5%.

“Históricamente, el sector ha reinvertido gran parte de sus utilidades en sus instituciones y en el crecimiento de su cartera, que está orientada a desarrollar los sectores más necesitados de financiamiento de la economía. Por tanto, el impacto (del nuevo tributo) es negativo para las microfinancieras del país”, dijo a La Razón el presidente de la Asociación de Entidades Financieras Especializadas en Microfinanzas (Asofin), Nelson Hinojosa.

Cartera. El sector expresó su preocupación porque este “cambio en las reglas del juego desincentiva de forma directa” la inversión de quienes arriesgan su capital de desarrollo en la actividad financiera nacional.

Del 2006 al 2010, la colocación de créditos en el sector microfinanciero se incrementó en 328, 11%. Este año, la cartera registrada a septiembre superó en 2,72% la obtenida en toda la gestión anterior.

El crédito en microfinanzas “genera empleo a un gran porcentaje de la población económicamente activa y ha contribuido, a la vez, a incrementar significativamente el grado de bancarización del país”, remarcó Hinojosa.

El PGE 2012 precisa que la nueva disposición se aplicará a todas las entidades financieras bancarias y no bancarias reguladas por la Autoridad de Supervisión del Sistema Financiero (Asfi), exceptuando los bancos de segundo piso (como el estatal Banco de Desarrollo Productivo-BDP).

Si la norma tuviera aplicación inmediata, “casi la totalidad de nuestras asociadas” sería gravada con la alícuota adicional, “porque se trata de un coeficiente bajo (13%), previsto para cobrar el impuesto a la mayor parte de las instituciones del país”, señaló Hinojosa.

Por su parte, la Asoban anunció que busca “coordinar” con el Gobierno la aplicación del nuevo tributo.

Utilidades. Las entidades microfinancieras “deberían” mejorar el interés para los ahorristas con lo que “disminuirían” las utilidades del sector, pero “se beneficiaría” a la población, aseveró el ministro de Economía, Luis Arce Catacora.