La Paz. Los precios minoristas en Bolivia treparon un 0,53% en julio, en un rebrote inflacionario que parece poner en riesgo el cumplimiento de la meta oficial anual del 6%, según reportó este jueves el gobierno.

Con la cifra de julio, que se compara con el 0,14% de junio, el Indice de Precios al Consumidor (IPC) acumulado en los siete primeros meses del año llegó a un 4,82% y en los 12 últimos meses, se ubicó en un 11,18%, dijo el estatal Instituto Nacional de Estadística (INE).

"La variación positiva (del IPC) en el mes de julio se debió principalmente al incremento de los precios en las divisiones de alimentos y bebidas no alcohólicas", dijo el reporte mensual del INE.

El informe de inflación fue divulgado dos días después de que el Banco Central afirmara que la economía boliviana se comportaba en línea con las previsiones del Gobierno izquierdista de Evo Morales, de una inflación anual del 6% y un crecimiento de entre un 5% y 6%.

En julio del año pasado, Bolivia acumulaba un índice inflacionario de apenas un 1,05% en siete meses, pero terminó el 2010 con una tasa anual del 7,18%.

En los tres primeros meses de este año, soportó una fuerte presión alcista por un fallido reajuste de precios de combustibles en diciembre, que generó una escasez temporal y un alza en los precios de alimentos como azúcar y trigo.

Eso motivó a que el Gobierno subiera a un 6% desde un 4% su previsión de inflación para este año.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) calculó en junio que la inflación en el país sudamericano cerrará este año en un 7,9%, debido al avance de los precios de varios productos alimenticios.