El alza en el precio de los alimentos en Bolivia, fundamentalmente del azúcar y el almuerzo consumido fuera del hogar, han disparado la inflación en enero, cuya variación porcentual de 1,29% respecto al mes anterior representa casi un tercio de la meta proyectada (4%) por el gobierno para este año.

En general, la división de alimentos y bebidas no alcohólicas han tenido una incidencia positiva en el Índice de Precios al Consumidor (IPC), que mide la inflación o costo de vida, según un reporte del Instituto Nacional de Estadística (INE).

La inflación en enero se debió sobre todo al alza de los precios en la alimentación (2,22%) y la hostelería (4,03%). Entre los alimentos, el mayor incremento corresponde al azúcar (20,35%), que tiene una mayor incidencia porcentual. “El precio del servicio del almuerzo consumido fuera del hogar y del azúcar granulada registraron mayor incidencia positiva en el mes de enero”, agrega el reporte.

En el mes de enero, la estatal Empresa de Apoyo a la Producción de Alimentos (Emapa) subió en dos oportunidades el precio del azúcar importada. Los incrementos fueron de un 23,2 y un 41,5%. La medida sirvió de referente para que los ingenios azucareros también suban el costo de este alimento básico.

La ciudad donde se registró una mayor subida de precios fue Potosí, con 3,82%, y la menos inflacionaria fue Cobija (0,01%). La inflación el 2010 fue del 7,18%, cuando la meta oficial era el 4,5%, según datos del INE. La inflación registrada en enero es una de las más altas en comparación con la del año anterior. En enero del 2010, la inflación fue sólo de 0,17%.

Análisis. Para el ex gerente de la Bolsa Boliviana de Valores (BBV), Armando Álvarez, el proceso inflacionario registrado en enero “va a continuar” a lo largo de toda esta gestión.

La causa de la inflación es la falta de oferta, y ésta se debe a la no inversión provocada por las condiciones desfavorables que da el Gobierno al sector productivo. “La importación de productos ataca la consecuencia y no la causa, que es la falta de oferta, aunque los fenómenos climatológicos también tienen su parte”, añadió.

El economista y director de la Fundación Milenio, Napoleón Pacheco, aseguró que la información sobre la inflación que reporta mensualmente el INE no es creíble. “La inflación de diciembre ha sido de 1,76%; y, después del “gasolinazo”, los precios han continuado incrementándose. Que la inflación en enero sea del 1,29%, es decir menor a la de diciembre, no tiene sentido ni consistencia”, señaló Pacheco.

“Este índice es poco representativo porque hay artículos que están subiendo más del 40% anual, como el caso del azúcar, y eso hace variar el resultado”, afirmó por su parte el ex presidente del Banco Central de Bolivia (BCB), Armando Méndez.

Hay mucha “dispersión” en el dato, pues es un promedio de más de 300 ítems, “algunos (como el azúcar) muestran una subida extrema respecto a otros, que incluso han bajado (como la cebolla), pero no inciden nada, debido a los otros incrementos dramáticos”, indicó el economista.

Crisis del azúcar y sus efectos

-El 14 de enero, la Empresa de Apoyo a la Producción de Alimentos (Emapa) determinó elevar el precio del kilo de azúcar de Bs 4,30 a 5,30 y de Bs 49,50 a 61 la arroba.

-Dos semanas más tarde, el 31 de enero, Emapa subió nuevamente el precio del azúcar de Bs 5,30 a 7,50 el kilo. Los ingenios lo incrementaron hasta Bs 8.

-Los ingenios azucareros anunciaron que desde el mes de abril, cuando se inicia la zafra, el endulzante bajará de precio y llegará a costar Bs 5,50 por kilo.