La Paz. Bolivia dijo este martes que llevará a cabo su histórico plan de volver a los mercados de deuda internacional antes de fin de año, pese a los reiterados retrasos de una colocación calculada en US$500 millones y que pretende ser una referencia para los emisores locales.

La nación más pobre de Sudamérica ha estado fuera de los mercados por más de 90 años, pero un equilibrado manejo de la economía por el gobierno izquierdista de Evo Morales ha llevado a que agencias como S&P y Moody's a eleven las calificaciones crediticias y allanen el camino para su retorno.

El ministro de Economía, Luis Arce, dijo que la emisión ha sufrido demoras que no son importantes y que se realizará después de junio, apuntando que ya se contrataron los bancos agentes. Sin embargo, Arce sostuvo que su éxito dependerá del contexto global, afectado por la crisis de deuda europea.

"Responderá a una evaluación de la coyuntura financiera a nivel nacional e internacional (...), cuando las condiciones sean favorables. En función a esta evaluación, la emisión de bonos soberanos se piensa para el segundo semestre de 2012", afirmó en una entrevista.

Arce destacó que el bono soberano no será una fuente vital sino "alternativa" de financiamiento público y que "también servirá como un punto de referencia para que las empresas del ámbito nacional puedan acceder al mercado financiero internacional".

La economía boliviana, que concentra su comercio exterior en exportaciones de gas a Argentina y Brasil, creció un 5,1% en el 2011, completando un quinquenio de expansión ininterrumpido y pese a las dudas iniciales de los inversionistas por las políticas nacionalizadoras de Morales.

La agencia Moody's subió el mes pasado la calificación de Bolivia a "Ba3" desde "B1", con perspectiva estable, debido a su menor carga de deuda y el persistente crecimiento económico, menos de un mes después de que Standard & Poor's otorgó al país por primera vez el grado "BB-".

Arce ratificó que Bolivia contrató a los bancos de inversión Bank of America Merrill Lynch y Goldman Sachs como líderes de la colocación, y comentó que el proceso "se encuentra en la etapa de contratación de una firma de abogados y agencia de calificación de riesgos".