La Paz. El Índice de Precios al Consumidor (IPC) de Bolivia subió un 0,12% en junio, impulsado principalmente por los segmentos de alimentos y bebidas no alcohólicas, dijo este jueves el Instituto Nacional de Estadística (INE) boliviano.

La inflación acumulada en el primer semestre del 2018 llegó a 0,59% y a 12 meses fue de 3,17%, por debajo del rango meta de 4,5% previsto por el Gobierno para el año en curso, añadió el organismo estatal.

Los precios del tomate, la arveja verde, la cebolla y los quesos presentaron la mayor incidencia positiva en junio, dijo el INE.

En cambio, los productos que registraron mayor incidencia negativa fueron la carne de pollo y la papa, según la entidad.