En criterio del investigador de esta institución privada, José Luis Evia, el crecimiento registrado en el primer semestre de esta gestión es importante si se lo compara con otros años, pero este índice es “decepcionante” si se toma como referencia a otros países de la región, que han crecido a tasas más elevadas.

“Estamos por debajo de la Argentina, Ecuador, Chile, Perú, Uruguay y apenas por encima de algunos otros países como Colombia, Venezuela, Brasil y Paraguay”, señaló el investigador durante la presentación del “Informe de Milenio sobre la Economía. Primer Semestre 2011”.

Según Evia, el crecimiento del PIB se debe a la expansión del consumo de la sociedad, lo que se refleja en un aumento de las importaciones de bienes de consumo e intermediarios.

Datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) muestran que el crecimiento de 5,03% de la economía boliviana al primer semestre de este año se debió a los sectores de petróleo crudo y gas natural (9,06%), transporte y almacenamiento (7,45%), electricidad, gas y agua (7,37%), construcción (7,02%), establecimientos financieros, seguros y bienes inmuebles (5,63%) y administración pública (5,82%), entre otros rubros.

“En general, la economía está creciendo y está impulsada por el consumo. Pero si uno empieza a ver qué es lo que está pasando en cada uno de estos sectores productivos, en el sector real de la economía, encuentra que no está respondiendo a este excepcional entorno internacional”.

El investigador de la Fundación afirmó que por este año los precios de las materias primas, como el gas natural, continuarán altos en el mercado internacional, a pesar de la caída en otros sectores. Además, Evia manifestó que si bien la inflación es moderada, la misma no está bajando como en el sector de los alimentos, que es el 40% de la canasta familiar.

La inflación acumulada de enero a septiembre de este año alcanza a 5,54%. “Si bien se está controlando todavía, (la inflación) tiene niveles elevados”, afirmó Evia, quien pronosticó que el crecimiento del PIB boliviano en esta gestión será de alrededor del 4,5% y la tasa de inflación se situará entre el 6 y 7%. El Gobierno prevé que la economía boliviana crecerá este año un 5,20% del PIB y que la inflación llegará al 6%.

Habrá un efecto por los precios. El investigador de la Fundación Milenio, José Luis Evia, advirtió que el 2012 la situación de la economía boliviana puede ser mucho más complicada, porque el país puede empezar a sentir los efectos de la caída en los precios de las materias primas en los mercados internacionales, lo que impactará en las exportaciones. De darse este hecho, Evia dijo que los ingresos por la exportación de gas a Brasil y Argentina se verían afectados así como las ventas de minerales.