La Paz. El gobierno boliviano calculó este viernes que el país cerrará el año con una inflación menor a 5%, índice proyectado desde principios de 2012 por el Banco Central de Bolivia (BCB).

El ministro de Economía y Finanzas Públicas, Luis Arce, señaló que el comportamiento del Indice de Precios al Consumidor (IPC) está "completamente" controlado, y con precios estables que permiten proyectar el índice inflacionario.  

Para finales de 2012, la administración del presidente Evo Morales prevé una inflación menor a 5% y un crecimiento económico de 5,5%, una expansión similar a la valorada para el año pasado.

"Nuestra meta era, o al menos así lo hemos planificado, del 5% para este año, pero soy optimista y se prevé que vamos a tener una tasa de inflación menor al 5%, lo que también representaría un buen indicador para el país", afirmó Arce ante medios de prensa estatales.  

El ministro de Economía consideró que en Bolivia no existe un fundamento para la subida de los precios de los alimentos de la canasta familiar. debido a que la tasa de inflación está controlada gracias a las políticas económicas ejecutadas en esta gestión.  

Bolivia registró una inflación acumulada de 3,1% en nueve meses como consecuencia de que en septiembre el costo de vida se incrementó en apenas 0,37%, según un informe difundido por el estatal Instituto Nacional de Estadística (INE).

La entidad anunció para la próxima semana el IPC de octubre y anticipó un porcentaje bajo, similar al de septiembre.  

El presidente del Banco Central de Bolivia (BCB), Marcelo Zabalaga, explicó la semana pasada que tal como está previsto se cumplirán las proyecciones de la institución, que afirman que la inflación no superará el 5%.  

Según los datos del INE, en lo que va de 2012 en ningún mes la inflación estuvo por encima del 0,5%, es decir menos de medio punto porcentual.

Febrero fue el mes con el índice inflacionario más alto, mientras que abril fue hasta ahora el más bajo, cuando el índice de precios al consumidor registró un avance de 0,16 por ciento.

En 2011, Bolivia cerró con una inflación de 6,9%, tras frenar en el segundo semestre un alza de precios derivada de un fallido reajuste de combustibles un año antes.

En 2010 el país sudamericano registró una inflación anual de 7,18%.