La Paz. Los gobiernos izquierdistas de Bolivia e Irán reafirmaron este lunes su alianza "antiimperialista" al anunciar un nuevo programa de cooperación con fondos del país asiático por 200 millones de euros (US$250 millones) a ser usados en proyectos industriales.

El acuerdo se sumó a los esfuerzos del presidente boliviano Evo Morales por diversificar fuentes externas de financiamiento a programas estatales, una estrategia a la cual se sumó la semana pasada el Gobierno de Corea del Sur con una línea de crédito por US$250 millones.

Morales dijo, al presentar el nuevo acuerdo con Teherán en un acto transmitido por la televisión estatal, que prevé visitar Irán en los próximos meses para dialogar nuevamente con el presidente Mahmoud Ahmadinejad, con quien suele compartir duras condenas tanto a Estados Unidos como a Israel.

Morales aseguró que Bolivia e Irán son países pacifistas que se arman sólo para defenderse "de países que históricamente invaden con cualquier pretexto", en alusión a Estados Unidos.

La línea de crédito, destinada en parte a la construcción de un complejo textil y a la ampliación de industria lácteas, es independiente de una cooperación previa de US$1.000 millones de Irán a Bolivia, puesta en marcha en el 2007.

"Tenemos una política internacional de relaciones con todo el mundo, con todos los países que son parte de Naciones Unidas, y esta política continuará fortaleciendo relaciones diplomáticas, de inversión, de cooperación, donde podemos obtener créditos de manera incondicional", dijo Morales.

Plan nuclear. El mandatario boliviano aprovechó el acto para criticar las que describió como acciones parcializadas de la comunidad internacional que, a su juicio, condenan planes nucleares no confirmados de Irán mientras ignoran la tenencia de bombas atómicas por parte de Israel.

"De acuerdo a informaciones oficiales y de carácter internacional, Irán no tiene ni una sola bomba nuclear, (pero) Israel tiene entre 60 a 80 bombas nucleares que no han sido oficialmente declaradas", señaló Morales, quien rompió relaciones diplomáticas con Israel hace más de un año.

"No hay ninguna comisión de Naciones Unidas que imponga sanciones a Israel por haberlas desarrollado (...), me pregunto por qué a Irán se castiga mientras a Israel se permite tener un arsenal nuclear ilegal", añadió, defendiendo un plan atómico iraní que, según Teherán, tendría sólo fines pacíficos.

Morales aseguró que Bolivia e Irán son países pacifistas que se arman sólo para defenderse "de países que históricamente invaden con cualquier pretexto", en alusión a Estados Unidos, "a veces con pretexto de narcotráfico, a veces con pretexto de terrorismo".

El ministro iraní de Industria y Minería, Ali Akbar Mehravian, dijo en el mismo acto que la cooperación económica reflejaba la proximidad política entre Irán y Bolivia, países que "tienen buenos y comunes objetivos en la comunidad internacional".

"El mundo debe dejar aparte el unilateralismo", postuló el enviado iraní.