Bolivia redujo en 2012 y por primera vez en seis años su deuda interna en 6,2% con relación al pasado año, de acuerdo con el informe del gobierno boliviano difundido hoy a los medios de prensa.

De acuerdo con esta evaluación anual, hasta noviembre de este año, Bolivia registró una deuda interna de US$4.310 millones, 286 millones menos que los US$4.596 millones de 2011.

El ministro de Economía y Finanzas Públicas, Luis Arce, destacó este dato como un hecho histórico en la economía boliviana, pues por primera vez luego de seis años en que la deuda interna ha disminuido.

El gobierno explicó que esta reducción de la deuda interna se originó después que se acortaron las prestaciones adquiridas en Unidades de Fomento a la Vivienda (UFV's medida monetaria que cotiza a la par del dólar) y creciera el uso de la moneda nacional en las transacciones crediticias.

"Los gobiernos anteriores se endeudaban con UFVs. ¿Qué significa eso? Que todos los años subía, no es que nos endeudábamos más, sino que eso siempre sube, cada año", afirmó.

Además, dijo que la deuda externa se consolidó este año en 15%, con relación al Producto Interno Bruto (PIB), "muy por debajo del 52% heredado en la gestión 2005".

En ese sentido, Arce explicó que la deuda externa, hasta noviembre de este año dejó un saldo de US$3.978 millones, 1.022 millones menos que los US$5.000 millones registrados en 2005.

Los principales acreedores de la deuda multilateral son la Corporación Andina de Fomento (CAF), el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y el Banco Mundial (BM). En tanto que la deuda bilateral de Bolivia contrajo son principalmente con China y Venezuela.