La Paz. Bolivia registró una inflación de 0,3% en el primer mes del año respecto a diciembre de 2017, cifra dentro los cálculos del gobierno que proyecta cerrar este año con un 4,49%, informó este martes el estatal Instituto Nacional de Estadística (INE).

Bolivia cerró el 2017 con una inflación del 2,71%, tasa inferior al 5,1% proyectado a principios del año pasado por el gobierno y el Banco Central de Bolivia (BCB), además de ser el segundo registro más bajo de la última década, de acuerdo a los datos del INE.

Al mismo tiempo, el gobierno boliviano ha pronosticado un crecimiento económico de 4,7% para el presente año.

El INE explicó que la inflación de enero se debió principalmente al incremento de precios en la división de educación con 2,56%.

Los precios de carne de pollo, almuerzos y educación secundaria presentaron mayor incremento en el primer mes del año, mientras que el transporte interdepartamental y taxis tuvieron incidencia negativa.

Para el viceministro del Tesoro y Crédito Público del Ministerio de Economía, Sergio Cusicanqui, una inflación baja promueve el uso eficiente de los recursos productivos y disminuye la incertidumbre.

"Una baja inflación incentiva la inversión. Este indicador registrado en Bolivia se dio porque se manejaron acciones de contención que mantuvieron estable la inflación", afirmó Cusicanqui en entrevista en La Paz con la radio estatal.

Manifestó que el gobierno implementó una política expansiva fuerte para apoyar el crecimiento económico, además de que con la política cambiaria fija mantuvo el tipo de cambio del dólar para evitar una presión inflacionaria en 2017.

De acuerdo con datos del INE, el índice inflacionario en la nación sudamericana fue de 2,95% en 2015, 2,71% en 2016 e igual porcentaje (2,71%) en 2017.