La Paz. El Indice de Precios al Consumidor (IPC) en Bolivia registró en junio una variación porcentual positiva de 0,34 por ciento y la acumulada alcanza a 1,09 por ciento en el primer semestre, que se ubica por debajo de las proyecciones, informó hoy el estatal Instituto Nacional de Estadística (INE).

En ese contexto el economista Luis Ballivián en contacto con Xinhua, considera que Bolivia está en los parámetros que el gobierno de Evo Morales y el BCB han proyectado, que incluso hasta el momento se mantiene por debajo de lo perfilado para el primer semestre que no llega a un dígito.

El 11 de marzo, el ministro de Economía, Luis Arce Catacora, anunció que se había aumentado la previsión de la inflación para este año del 5 al 5,5 por ciento. En 2014, la inflación cerró en un 5,19 por ciento.

El IPC es el instrumento oficial para medir la tasa de inflación. Según la información del INE, la variación en este mes es menor a la que se registró durante junio de la gestión 2014. En el análisis comparativo a 12 meses, de junio de 2014 a junio de 2015 el dato subió en 3,19 por ciento.

En el análisis por ciudades, el informe del IPC detalla que Sucre (sur) con 1,19 por ciento y La Paz (oeste) que registra 0,90 por ciento son las urbes con mayor variación positiva, le siguen Oruro (oeste) 0,37 por ciento; Trinidad (noreste) 0,16 por ciento, Potosí (sudoeste) 0,10 por ciento, Cobija (norte) 0,05 por ciento y Santa Cruz (este) 0,02 por ciento.

Por otro lado, la ciudad que tuvo registros negativos fue Tarija (sur) con 1,37 por ciento.

"La variación positiva de junio se debió principalmente al incremento de los precios en las divisiones de Alimentos y Bebidas no Alcohólicas con 0,54 por ciento y Vivienda y Servicios Básicos con 0,57 por ciento", señala el informe del INE.

De acuerdo con el economista Ballivián, el comportamiento complejo de la deflación de los meses de febrero y abril desapareció como consecuencia de que en mayo la inflación se manifestó dentro los parámetros proyectados con la incidencia positiva.

"En economía sabemos que una deflación es peligrosa si se mantiene por periodos largos porque el aparato productivo y el circulante muestran un estancamiento, lo que repercute en el crecimiento económico", agregó.

El experto dijo que la política económica de Bolivia está permitiendo llevar el ritmo de los indicadores macroeconómicos en un nivel de lo proyectado, tanto en crecimiento e inflación, por lo que espera que esta gestión sea otro buen año para el país.